“Un voto de confianza” para Noguera, de parte de Pimeco y contra los manteros

Archivo

El pequeño y mediano comercio de Mallorca ha decidido dar un voto de confianza al nuevo alcalde de Palma, Antoni Noguera, y aplazar la denuncia que el pasado mes de junio anunció que interpondría contra el Ayuntamiento de Palma si éste no tomaba medidas, contundentes y definitivas, contra la venta ambulante ilegal en los principales emplazamientos turísticos de la ciudad.

Pimeco confía que durante la reunión que mantendrán con el primer edil los próximos días, éste se comprometa a tomar medidas efectivas contra la venta ambulante que tantos perjuicios está ocasionando al comercio.

El presidente de Pimeco, la Asociación del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca, Bernat Coll, ha explicado que “el pasado viernes se reunió la Junta de Gobierno de la asociación para ver las medidas a adoptar ante la venta ambulante ilegal, y también la posición del Ayuntamiento de Palma ante esta situación. Finalmente, se acordó que deberíamos dar un margen de confianza de una semana o diez días al nuevo alcalde, Antoni Noguera, -ahora que acaba de tomar posesión como nuevo alcalde-, y aplazar la denuncia que se tenía previsto interponer contra Cort, si no actuaba contra la venta ilegal. Al mismo tiempo se instó a solicitar una reunión con el nuevo primer edil para que nos explicase su postura y lo que piensa hacer al respecto”.

Coll añadió que “precisamente, acabamos de recibir de Cort una invitación para reunirnos con el alcalde los próximos días por lo en función de lo que nos diga Toni Noguera en esta reunión, se actuará en consecuencia, ya que lo que no se va a permitir es que los vendedores ambulantes ilegales vendan impunemente sus productos y perjudiquen a los pequeños y medianos comerciantes”.

No obstante, el presidente de Pimeco ha adelantado que “desde que mantuvimos en junio una reunión entre las patronales con representantes de la Fuerzas de Seguridad para abordar esta situación, que hemos notado que en Palma se ha incrementado la presencia policial, sobre todo en la plaza Mayor y en la zona del Parc de la Mar. Sin embargo, aunque esta presión policial es positiva, nosotros lo que pedimos es que aumente todavía más el número de policías en estas zonas turísticas que cada día son visitadas por miles de turistas”.

Los pequeños comerciantes han dado este margen de confianza al Ayuntamiento de Palma, aunque están dispuestos a tomar todas las medidas que sean necesarias si el nuevo alcalde no les ofrece las suficientes garantías para atajar la venta ambulante ilegal.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.