Las autoescuelas se ven obligadas a retrasar los exámenes de conducir por falta de examinadores

Archivo

El sector de las autoescuelas en Baleares arrastra desde hace varios años un conjunto de problemas que  ha derivado en el cierre de bastantes negocios. El sector sigue padeciendo desde el año 2012 la falta de  examinadores, lo que hace que el tiempo medio de un alumno para poder examinarse supere los 30 días. Desde el Gobierno central, según denuncian, no  han tomado en consideración las quejas existentes en Baleares ante la escasez de examinadores por lo que la situación, lejos de arreglarse, se cronifica y va de mal en peor.

La presidenta de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Baleares, Antonia Català explica que “desde el año 2012 venimos padeciendo en Baleares la falta de examinadores de la DGT. La situación en todos estos años no ha cambiado por lo que la plantilla de examinadores sigue siendo claramente insuficiente ante el gran volumen de trabajo existente en las islas. Por poner un ejemplo, en Ibiza no hay una examinador y tiene que trasladarse a esta isla un itinerante, mientras que en Mallorca  hay 11 examinadores de los que uno de ellos está de baja  desde hace más de dos años y otro por problemas médicos tampoco puede examinar en la calle”.

Ante esta situación,  a la asociación tan solo le queda el recurso al pataleo ya que, tal y como señala  la presidenta de la asociación “hemos escrito a Delegación del Gobierno informándole de esta situación; en el Govern balear los consellers nos respaldan en la demanda de igualdad con respecto al resto de España y también hemos solicitado ayuda al Defensor del Pueblo, pero seguimos igual. La solución a este problema depende del Gobierno central  por lo que consideramos una discriminación que el Gobierno central no atienda nuestras peticiones”.

Antonia Català reconoce que en la actualidad el sector de las autoescuelas no está pasando por un buen momento  “ya que desde el año 2008 las prioridades de las familias han cambiado  mucho, es decir, lo primero que se hacía antes era sacarse el carnet de conducir pero hoy en día los jóvenes tienen otras prioridades como la compra de productos electrónicos”.

Esta reducción en el volumen de negocios ha  traído consigo que las propias autoescuelas se hagan competencia desleal “pues algunas de ellas se dedican a captar alumnos ofreciendo una serie de regalos que a la hora de la verdad no son ciertos por lo que los tienen engañados; se da pues competencia desleal entre autoescuelas”, concluye la presidenta de la asociación provincial de autoescuelas.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.