Aptur desvincula el alquiler vacacional de la masificación

El presidente de la Asociación de Apartamentos y Viviendas de Alquiler de Temporada de Baleares (Aptur-Baleares), Joan Miralles, ha constatado este viernes que el alquiler vacacional “no es el principal responsable de la denominada masificación turística” en las Islas, debido a que nada más representa el 15,3% del número de turistas que llegan al archipiélago, mientras que el turismo hotelero supone el 66,4%, según datos de agosto de 2016.

Asimismo, el alquiler vacacional es responsable del 7,3% de la presión demográfica en Baleares durante el mes de agosto, el de mayor afluencia de turistas, frente a un 22,8% de la población que acude a establecimientos hoteleros.

Por su parte, la presidenta de la Federación Hotelera de Mallorca (FEHM), Inmaculada de Benito, se ha mostrado en desacuerdo con las declaraciones ofrecidas este viernes por la Asociación de Apartamentos y Viviendas de Alquiler de Temporada de Baleares (Aptur), puesto que el ritmo de crecimiento de plazas hoteleras en los últimos 15 años ha sido del 2 por ciento, frente a un crecimiento de la afluencia de visitantes cercano al 20 por ciento.

Además, ha asegurado que el crecimiento que se está dando en el número de plazas de alquileres vacacionales es “exponencial”, mientras que el alojamiento no está creciendo en plazas, sino que las Islas se encuentran en un momento de política de aportación de valor, es decir, “menos volumen y más calidad”.

Esto se puede ver reflejado en la renovación de las infraestructuras privadas, los incrementos de categoría, que suponen más empleos, y niveles de ocupación más bajos, puesto que hay clientes con mayor poder adquisitivo y “mucho más selectos”, ha concluido De Benito.

Son algunos de los datos que se han dado a conocer este viernes, relativos al informe ‘Impacto del alquiler vacacional en el volumen total de turistas de las Islas Baleares’ en el que se hace una fotografía fija del volumen de turistas que llegan actualmente a las Islas, y que ha sido elaborado en base a fuentes como el Ibestat (Instituto Balear de Estadística) y el INE (encuestas de Frontur y Egatur).

De Benito ha criticado que el diagnóstico de Aptur solo analiza la distribución del “pastel del alojamiento”, a lo que ha añadido que “lógicamente y afortunadamente” en Baleares aún hay más clientes que optan por la oferta reglada hotelera antes que por el alquiler vacacional.

Pernoctaciones

El 60,4% de las pernoctaciones se producen en establecimientos hoteleros de Baleares, mientras que un 17,3% en alquiler vacacional. En cuanto la media de días de ocupación, los turistas que acuden a residencias de su propiedad tienen una estancia de 12,78 días; los de alquiler vacacional, 10,29 días; los que se alojan en casa de familiares o amigos, 9,42 días y los que se pernoctan en hoteles 7,17 días de media.

Con todo, Miralles ha remarcado que uno de cada cinco turistas se aloja en hoteles “por lo que es erróneo culpar al alquiler turístico de la saturación turística. Es un elemento más, pero no es el principal responsable”.

Conclusiones

El presidente de Aptur-Baleares ha apuntando que el análisis de los datos demuestra que el alquiler turístico es responsable del 7,3% de la presión demográfica real del mes de agosto de 2016 (la afluencia máxima se situó en 2.057.244 personas, contando residentes y visitantes), por lo que es “tendencioso”, según ha explicado, “canalizar todas las culpas al alquiler turístico”.

Por otra parte, Miralles ha afirmado que el alquiler vacacional no influye en la saturación turística ni tampoco “en los precios de las viviendas”, y ha insistido en que “no se debe descargar la responsabilidad” en este tipo de oferta.

En esta línea, el presidente de Aptur ha opinado que el problema de escasez de vivienda en algunos municipios de las Islas “no se resolverá con la Ley de Turismo sino con la Ley de la Vivienda”.

Regulación del alquiler vacacional

Sobre la ley que regulará el alquiler vacacional en las Islas, que será sometida a votación el martes que viene en el Parlament, el responsable de Aptur ha considerado “desproporcionadas” las multas de hasta 40.000 euros que se prevén para los propietarios que comercialicen su vivienda turísticamente sin los permisos de la Administración competente.

“La sanción tiene que ser proporcional a la falta y estas cuantías son desproporcionadas”, ha recalcado. “Nosotros queremos que se hagan las cosas bien. Es la gente que tiene que dar su vivienda de alta en el registro para que pueda ser alquilada como oferta vacacional”, ha aclarado al respecto.

Por último, Miralles ha afirmado que “no descartan ningún tipo de medida legal”, una vez la Cámara balear apruebe la regulación del alquiler turístico, si bien, ha matizado que “dependerá de lo que finalmente salga del Parlament”.

“En función de como quede redactada finalmente la normativa, evidentemente no descartamos nada”, ha apostillado.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.