De la necesidad de regular el ‘todo Incluido’

En primer lugar, debo empezar haciendo una precisión, pues no se trata de regular el ‘todo Incluido’ en si, sino de limitar el alcohol que se sirve gratuitamente y sin ningún límite a quien compra este servicio. Y es que no hay que olvidar que en el ‘todo incluido’ también vienen alimentos y bebidas no alcohólicas que no son nocivas para la salud. Ese es el problema con que nos encontramos cada temporada y que parece que nadie tiene el coraje de regular: el problema de la normalidad con que los turistas pueden beber alcohol durante 24 horas al día en su hotel y aquí no pasa nada.

Ciertos hoteleros explotan este tipo de pensión, así como también lo hacen empresarios de la oferta complementaria que ven en el alcohol su oportunidad de hacer caja, ofreciendo barra libre con el alcohol más barato. Una oferta accesible para cualquier joven con ganas de desmadrarse a un precio irrisorio.

Desde el auge de las nuevas tecnologías, se hacen cada vez más virales las consecuencias de servir alcohol sin ningún tipo de límite, imágenes que traspasan fronteras, lo que está causando un problema muy grave. Con ello se desprestigia enormemente nuestra marca turística, una marca que no solo goza de playa, sino también de cultura, deporte, agroturismo, etc.; una característica de la que no puede presumir cualquiera. Ello implica que podemos ofrecer otro tipo de ofertas aparte del sol y playa y explotar mercados más abundantes en temporada media/baja. Sin embargo, nuestra imagen de cara al exterior es sinónimo de juerga y desmadre, lo que lastra mucho la reconversión que ansiamos.

En otras partes de la isla tienen el alcohol dentro del ‘todo incluido’ y no tienen estos escándalos. ¿A qué se debe?  Pues a que una noche de hotel en la otra punta como Porto Colom o Cala d’ Or cuesta 10 veces más que en zonas como Playa de Palma o Magaluf. ¿Qué tipo de turista no se lo puede permitir? ¿Nos imaginamos nosotros poder ir a Londres, Munich, Berlín, Roma, París u otros rincones de Europa por 25 euros/día?

Es por ello que es necesario limitar el alcohol dentro del ‘todo incluido’ igual que se limita actualmente el consumo de tabaco, quitando el servicio libre de bebidas alcohólicas tanto en hoteles como locales nocturnos, obligando a pagar por cada consumición. Esto unido a la colaboración de todos los sectores que actualmente se muestran reticentes puede suponer dar un salto enorme de calidad en nuestra oferta turística, abriéndonos a otros mercados y sobre todo a un turista que no dañe nuestra imagen. No olvidemos que la OMS califica el alcohol como la droga legal más peligrosa, por encima incluso del tabaco y de las más peligrosas que existen, solo superado por la heroína o la cocaína entre otras.

Carlos Tarancón, regidor de Cs en el Ayuntamiento de Calvià

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.