Unas 30.000 personas huyen del ‘Harvey’ en norteamérica

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias estadounidense (FEMA) ha advertido este lunes de la necesidad de aumentar los recursos federales destinados a hacer frente a los daños que ha causado la tormenta tropical ‘Harvey’.

Las zonas costeras han quedado inundadas y 30.000 personas se han visto obligadas a buscar refugio en albergues temporales. El estado de Texas ha quedado paralizado, según han informado las autoridades de emergencias.

El director de la FEMA, Brock Long, ha anunciado que más de 45.000 personas esperan asistencia después de sufrir las inundaciones provocadas por la tormenta tropical durante el n de semana.

El presidente Trump ha aprobado la declaración del estado de emergencia en Louisiana, donde también se esperaban graves inundaciones. “Aún no están fuera de peligro”, ha declarado la secretaria de seguridad nacional, Elaine Duke. “‘Harvey’ sigue siendo una tormenta peligrosa e histórica”, ha añadido.

Duke ha detallado que, de momento, las agencias federales se han centrado en proporcionar a las autoridades locales de Texas los medios necesarios para que puedan continuar con las tareas de búsqueda y rescate para ayudar a los más afectados por las inundaciones.

Rescate

“Ahora mismo estamos centrados en las operaciones de rescate y comenzaremos con las operaciones de reconstrucción más adelante, a lo largo de la semana”, ha agregado. “Pero hoy estamos muy preocupados por las personas afectadas en Houston y en zonas de los alrededores que necesitan asistencia inmediata”, ha declarado.

Long ha asegurado que las autoridades federales están centradas en misiones para “salvar vidas”, así como en ayudar a proveer a la gente de las necesidades más urgentes como el agua en los entre 30 y 50 condados que se han visto afectados.

El director de la FEMA también ha adelantado que las autoridades ya barajaban que unas 30.000 personas tendrían que alojarse en refugios temporales debido a las inundaciones.

Asimismo, ha armado que la FEMA está entregando productos de primera necesidad mientras los ingenieros de la Armada están ayudando en los trabajos de restauración. Mientras tanto las autoridades federales se están encargando de garantizar la uidez de las comunicaciones entre las distintas autoridades federales, estatales y locales.

La solidaridad: fundamental

Al menos 5.500 personas en Houston han tenido que ser desplazadas a refugios de emergencia y se espera que el número aumente, ha manifestado Sylvester Turner, alcalde de la ciudad. Por esa razón, ha pedido la ayuda de voluntarios para ayudar a las familias en situación de crisis tras el desastre.

El petróleo también se ve afectado

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha comunicado que, por el momento, no es necesario recurrir a las reservas de combustible de emergencia para compensar la interrupción que ha provocado ‘Harvey’ en la producción, ya que los mercados mundiales de petróleo ya habían recibido los suministros que les correspondían.

No obstante, varias refinerías del estado de Texas han cerrado y han tenido que frenar su producción de combustible, lo cual ha aumentado el precio de la gasolina.

Los apagones han afectado tanto a los suministros de combustible nacionales como al internacionales porque las naves que se encargan de las exportaciones estadounidenses lo hacen desde la zona.

La AIE ha informado de que está siguiendo de cerca los efectos de la tormenta tropical y, en caso de que fuese necesario, estaría dispuesta a responder ante estas interrupciones de suministros a través de su sistema de emergencias.

Houston, paralizada

Las lluvias que han traído la tormenta ‘Harvey’ a Houston este lunes, han empeorado las inundaciones que mantienen paralizada a la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos. Esto ha obligado a miles de personas a evacuar la zona debido, en parte, a unas crecidas históricas en los ríos.

‘Harvey’, el huracán más poderoso en azotar Texas en más de 50 años, tocó tierra el viernes causando la muerte de al menos cinco personas.

El sistema se ha mantenido en torno a la costa del Golfo de México donde se prevé que seguirá durante varios días más.

En Houston, donde viven cerca de 2,3 millones de personas, las escuelas, aeropuertos y oficinas han permanecido cerradas este lunes. Las lluvias han afectado zonas a 240 kilómetros de la ciudad, provocando crecidas en los ríos, algunos a niveles no vistos en siglos, amenazando con llegar a la ciudad.

Las autoridades ordenaron la evacuación de más de 50.000 personas de áreas del condado de Fort Bend, ubicado a unos 55 kilómetros al suroeste de Houston.

Se prevé que el nivel del río Brazos alcance una altura máxima de 18 metros esta semana, una cota no registrada en al menos 800 años, según autoridades.

Trump planea visitar Texas este martes, 29 de agosto, según ha informado la Casa Blanca.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.