El GOB pide depurar responsabilidades por las escorias y plásticos quemados ante Fiscalía

El Grupo Ecologista GOB no está dispuesto a que se eternicen las posibles actuaciones judiciales contra los responsables de los vertidos de escorias con plástico quemados en Palma por lo que, además de presentar una expediente ante la Fiscalía a principios de agosto exigiendo que se abriese una investigación sobre estos hechos, ahora ha vuelto a solicitar una reunión urgente con la Fiscalía con el objetivo de que actúe con celeridad y contundencia y depure las responsabilidades que sean necesarias ya que para ellos se trata de un delito ambiental.

La portavoz del GOB de Mallorca, Margalida Ramis, ha adelantado que “ahora hemos solicitado una reunión con la Fiscalía para que tome cartas cuanto antes en este asunto y abra ya la investigación sobre un presunto delito ambiental. En estos momentos, ninguna adminitración pública se hace responsable. Esta claro que el Ayuntamiento de Palma no tiene responsabilidad en este asunto, aunque en todo caso la podrían tener la conselleria de Medi Ambient del Govern balear y el Departament de Medi Ambient del Consell de Mallorca”.

Tanto la Autoridad Portuaria de Baleares ATB como la empresa encargada de la incineración de residuos (TIRME), han negado tajantemente que sean los responsables de la presencia de plásticos en diferentes zonas de la Bahía de Palma, en especial por la zona de la playa de Can Pere Antoni. Ante esta negativa, el GOB señala que “por este motivo hemos pedido a la Fiscalía que abra una investigación ya que ellos niegan su responsabilidad pero lo niegan sin presentar prueba alguna, al tiempo que se amparan en que para la ejecución de obras en la construcción como es la ampliación que se está realizando en el Moll de Ponent no hace falta un estudio sobre Impacto Medioambiental”.

Ramis tiene la firme convicción de que, aunque no tienen capacidad de actuar y por ello piden el apoyo de la Fiscalía, están convencidos de que estas escorias “provienen del proceso de incineración: este proceso tiene dos pasos: el de las cenizas que se confinan y guardan en un depósito y las escorias. A estas últimas se las realiza un tratamiento preventivo y se las convierte en material inerte o se utiliza como grava. Por ellos se llaman ecoáridos”.

La portavoz del GOB apunta que “el problema es que al habernos encontrado con plásticos quemados, entendemos que el proceso de incineración que se hace en TIRME no se ha ejecutado correctamente para ahorrar costes ya que el plástico es lo primero que tendría que desaparacer. Por ello, las sospechas van en este sentido”.

Margalida Ramis concluye indicando que “ciertamentre no existe ninguna regulación que detalle qué hacer para verter escorias en una obra pública aunque el Ministerio de Fomento dispone de unas fichas en las que explica qué es lo que deben contener las escorias y señala que éstas, tal y como sucede este caso, si se utilizan cerca de cursos de agua, ríos y demás, aconsejan confinarlas en un recipiente estanco y posteriormente verterlo al mar. Aquí no se está haciendo esto sino que las escorias se vierten directamente al mar, a lo que hay que sumar que no se están haciendo analíticas marinas de la zona”.

COMPARTIR

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.