El penoso calvario de los autocaravanistas en Mallorca

La situación puede resultar, como poco, insólita o kafkiana. Si un usuario, en lugar de escoger un hotel para disfrutar de sus vacaciones, opta por comprar o alquilar una autocaravana en Mallorca, se las va a ver negras para poder encontrar un camping  legal ante el temor de ser denunciado y tener que pagar una fuerte multa. En Mallorca, a diferencia de  Ibiza o la península, no se cuida a  los autocaravanistas por lo que se ven obligados a dejar sus vehículos en lugares apartados sin que su presencia sea detectada o, en último término, ir a la localidad de Son Servera, único lugar de Mallorca donde hay un terreno rústico habilitado  para este tipo de vehículos.

La presidenta de Caravaning Club Mallorca, Mercedes de Almenara  denuncia que la actual situación de los autocaravanistas en Mallorca “es insostenible. El gran problema  con el que nos encontramos en esta isla es que debido a las presiones del sector hotelero, nos quitaron los pocos campinsg que había para autocaravanas por lo que ahora el único lugar donde podemos dejar el vehículo es en unos terrenos situados en Son Servera y, salvo este lugar, nos tenemos que buscar la vida como podemos”.

Mercedes añade que “para más escarnio, la ley es taxativa al decir que los únicos terrenos  rústicos que se pueden ceder para instalar un camping de autocaravanas deben ser de titularidad municipal  ya que una persona privada que quiera dejar sus terrenos para montar un camping no lo puede hacer”.

Por si esto fuera poco, los autocaravanistas tienen la espada sobre la nuca porque si dejan  sus vehículos en unos terrenos y son denunciados por cualquier vecino “la multa que se nos impone puede llegar hasta los 300 euros. Estamos siempre en vilo. En Mallorca solo tienes impuestos y no cuentas con áreas descanso,  por lo que la única salida que nos queda es trasladarnos a la península a pasar en paz las vacaciones o a la isla de Ibiza que sí cuenta con tres áreas de campings. Es alucinante que mientras que en toda Europa se está potenciando este tipo de turismo, en Mallorca se le ahoga”.

Otro de los problemas que ha levantado las quejas de numerosos vecinos en Palma es la presencia de autocaravanas aparcadas cerca de zonas turísticas, especialmente en las cercanías de las playas. En este punto, Mercedes De Almenara puntualiza que “una autocaravana es una vehículo como cualquier otro por lo que puede aparcar tranquilamente en cualquier lugar destinado a aparcamientos. Lo que no puede hacer el que lleva una autocaravana es vivir en el lugar donde ha aparcado, empezar a sacar materiales fuera o abrir ventanas que sobresalgan a la calle ya que éstas tienen que ser correderas o utilizar la ventana del techo.

La presidenta de esta asociación de autocaravanista exige que “se cambie la ley “ya que nos tenemos que desplazar a lugares apartados para no molestar. Hay que cambiar esta ley tan restrictiva para no estar constantemente en la ilegalidad. Con esta ley, el único que se benecia es el sector hotelero”.

COMPARTIR