Porque esto va de democracia

Asistimos atónitos a uno de los episodios más críticos de nuestra democracia, donde una parte de la población minoritaria, que no representa a la mayoría en Cataluña, se pasa por el arco del triunfo la Constitución Española y decide desobedecer las leyes del Estado (aprobadas por las Cortes Generales representadas por los partidos votados en elecciones democráticas celebradas en todo el territorio español, para los que dicen ser demócratas).

Mientras tenemos un conflicto en Cataluña, en Calvià, que tenemos nuestros propios problemas, parece que tenemos unos gobernantes a los que más bien les debe importar poco lo que pasa en nuestro municipio. Su interés es tal, que el PSOE lleva al pleno municipal una moción para iniciar una reforma Constitucional hacia un modelo de Estado Federal.

Permítanme -como jurista que soy, no como los que proponen esta medida- echarme unas buenas carcajadas por ser una de las propuestas más incoherentes y absurdas que he oído para solucionar el conflicto catalán.

En primer lugar, porque la reforma constitucional no requiere mayoría simple o mayoría absoluta, es que requiere mayoría de 2/3 de la cámara del Congreso de los Diputados y mayoría absoluta en el Senado; además, debe someterse a referéndum, esa palabra que le gusta tanto decir a la izquierda radical pero que no saben muy bien como se convoca y donde se regula, y que yo sepa el PSOE no tiene esa mayoría en el congreso ni de lejos.

Pero lo más gracioso es lo del modelo de Estado Federal. Si mi profesor de Derecho Constitucional escuchase esa propuesta para la solución al conflicto catalán, probablemente les daría una buena colleja. Más que nada porque el modelo Federal es igual a lo que ahora mismo tenemos instaurado en el Estado español, el modelo de las autonomías, con un reparto de competencias regulado en los artículos 148 y 149 de la Constitución entre Estado y Comunidad Autónoma. Por tanto, ese modelo Federal que tanto reclaman no serviría más que para seguir como estamos.

Esto va de democracia y, por lo tanto, lo que debe hacerse es convocarse elecciones en Cataluña, y a partir de ahí, diálogo. Pero no solo diálogo entre los que piensan igual, sino entre todos los interlocutores. Y para los otros, los que van a muchas asambleas y se hacen llamar demócratas… por favor, respeten de una vez las leyes, que por algo han sido aprobadas por un parlamento democrático.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.