Los vecinos del centro reiteran la nula voluntad de Mobilitat para solucionar sus problemas

Archivo

Los vecinos de diferentes barriadas del centro de Palma han vuelto a criticar la pasiva actitud de concejal de Mobilitat del Ajuntament de Palma, Joan Ferrer, ante las reivindicaciones vecinales lamentando que pese a las numerosas demandas presentadas, el edil se niega a atenderlas.

Los vecinos volvieron a alertar del problema que puede llegar a suponer la ampliación de las aceras en la calle Ramón Llull y plaza de Sant Francesc así como la inseguridad física para los viandantes que genera el paso obligatorio de las personas que salen con sus vehículos por la calle Troncoso tras recoger a sus hijos. Ante estas demandas, el edil de Mobilitat, según los vecinos, se mantuvo firme en sus pretensiones.

A la reunión celebrada la pasada semana, acudieron las asociaciones vecinales de La Calatrava, sa Llotja, Mercat y Catedral. Fuentes vecinales volvieron a insistir en la inconveniencia de aumentar los actuales espacios destinados a aceras tanto en la calle Ramón Llull como en la plaza de Sant Francesc ya que esta infraestructura eliminará plazas de aparcamientos en una zona de por sí ya muy limitada en el número de plazas.

Joan Ferrer, por su parte, se mantuvo firme en la postura de que las obras estan previstas y se llevarán a cabo señalando que las mismas “cuentan con el visto bueno de la dirección del colegio Sant Francesc”, aunque los vecinos mostraron su sorpresa ya que el colegio no se ha dirigido a los vecinos afectados.

Otra de las demandas vecinales consistía en buscar una nueva fórmula para que los coches no transiten por la calle Troncoso cuando tienen que salir de la plaza de Sant Francesc tras recoger a los niños del colegio. Los vecinos advirtieron que debido a la estrechez de la calle podría llegar a suceder “una desgracia”. Desde Cort se insistió en los aspectos positivos de circular por esta vía.

Por último, los vecinos también solicitaron que no se instalen nuevos aparcamientos para motocicletas instando a Cort a que apruebe una nueva normativa que multe a aquellas motos que aparquen en espacios destinados a los vehículos. Los vecinos entienden que a la escasez de aparcamientos en la zona centro hay que sumar el alto número de motos que aparcan en las zonas habilitadas para los coches.

Por otro lado, fuentes de la asociación vecinal de La Calatrava han trasladado a la Delegación del Gobierno sus quejas ante el alto número de okupas que se han instalado en viviendas de esta barriada. Las misma fuentes indicaron que “nos hemos reunido con la delegada del Gobierno, María Salom para trasladarle nuestro temor ante la proliferación de casas ocupadas y le hemos solicitado que traslade una petición al Gobierno central para que éste impulse una normativa que permita facilitar el desalojo de estas personas sin tener que pasar por los numerosos trámites judiciales. La delegada nos ha indicado que hará llegar nuestra petición a las autoridads competentes”.

Además, Maria Salom se comprometió con los vecinos a que una unidad de la policía nacional realice periódicamente labores de vigilancia por la barriada.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.