El jurado declara a Morate culpable de los asesinatos de Marina y Laura

EUROPA PRESS

El jurado popular que ha venido juzgando a Sergio Morate de las muertes en agosto de 2015 de su exnovia, Marina Okarinska, y una amiga de ésta, Laura del Hoyo, ha declarado este domingo al acusado culpable por unanimidad.

Asimismo, el jurado se ha mostrado también en contra del indulto a la suspensión de la condena del procesado, según el veredicto emitido este domingo en la Audiencia de Cuenca.

A lo largo de toda la semana, la Audiencia Provincial de Cuenca ha acogido seis sesiones de un juicio donde decenas de testimonios y pruebas periciales han sido puestos a disposición de un jurado popular formado por 7 hombres y 2 mujeres.

Ha sido este mismo domingo cuando los miembros del jurado se han retirado a deliberar después de que el magistrado presidente de la Audiencia Provincial de Cuenca, José Eduardo Martínez Mediavilla, les haya entregado el cuestionario de 36 preguntas a responder para emitir su veredicto.

Los jurados han considerado probado por unanimidad que Sergio Morate y Marina Okarinska habían mantenido una relación durante aproximadamente cuatro años y que esta finalizó por decisión de Marina en marzo de 2015, así como que, a raíz de dicha decisión, el acusado comenzó a gestar la idea de poner fin a la vida de Marina que, después de marcharse a Ucrania, regresó a España en julio de 2015.

Asimismo, consideran acreditado, por unanimidad, que, desde los últimos días de ese mes, el acusado fue haciendo acopio de todos los medios necesarios, incluso cal, para ejecutar el plan de poner fin a Marina y deshacerse posteriormente de su cadáver.

En relación al día de los hechos, también han considerado probado por unanimidad que en la mañana del 6 de agosto, pidió prestado a un conocido un Seat Ibiza rojo con el fin de utilizarlo para trasladar el cadáver de Marina después de su muerte y que, hacia las 17.00 horas aproximadamente, y con todo preparado para acabar con su vida, llamó al móvil de Marina y le pidió que acudiera esa misma tarde al domicilio de la calle Río Gritos para retirar sus enseres.

En la misma línea, han considerado probado, por unanimidad, que, inmediatamente después de recibir esa llamada y ante el temor que tenía por el carácter violento de Morate, Marina solicitó a Laura del Hoyo que la acompañara y que ambas llegaron a la urbanización Ars Natura alrededor de las 17.25 horas de la tarde, subieron al piso y, una vez en el interior, el acusado procedió a cerrar con llave desde el interior.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.