Obligados a firmar un convenio que no han negociado con los sindicatos

Terrazas del Born de Palma. Foto: RESTAURACIÓN MALLORCA.
Imagen de archivo de las terrazas del Born

Las patronales de Restauración y Ocio Nocturno de Baleares buscan desesperadamente una salida jurídica que les permita abandonar el convenio de hostelería  que les obliga a acatar la subida en cuatro años del 17% alcanzada entre la federación hotelera y los sindicatos. Estas dos asociaciones se dan un plazo de dos meses para encontrar un resquicio legal al que agarrarse  aunque reconocen que lo tienen muy complicado.

Ocio y Restauración, desde un principio han rechazado este acuerdo al considerar que el mismo es abusivo y, lo que es peor “ni hemos sido consultados ni hemos tenido información alguna del proceso negociador”, señala el presidente de la Asociación de Ocio Nocturno y Entretenimiento (Abone), Jesús Sánchez, quien se muestra partidario de desmarcarse del convenio “aunque es prácticamente imposible porque el  convenio autonómico prima sobre el nacional”.

Ante esta tesitura, Restauración ha decidido que sean los abogados los que busquen una solución a esta problemática, si es que existe, aunque desde Abone son más realista al reconocer que no son muchas las salidas jurídicas existentes. La única vía posible “sería negociar directamente con los sindicatos pero está claro que  a los sindicatos no les interesa negociar porque si nos salimos de la federación las sectoriales del ocio nocturno y restauración, los sindicatos perderían mucha fuerza a la hora de negociar”.

No obstante, para Abone la posibilidad de salir airosos  a nivel judicial es extremadamente pequeña “por lo que solo nos queda la vía de sentarnos con los sindicatos y avanzar poco a poco en determinados puntos. Somos conscientes de que para este convenio ya está todo hecho cerrado pero podríamos llegar a acuerdos para el próximo, en el año 2021”.

Las patronales se han dado dos meses de plazo para buscar una salida jurídica al caso, una situación a la que se ha llegado sin tener conocimiento de lo que se cocinaba  a sus espaldas. Jesús Sánchez vuelve a reiterar que, salvo una mínima posibilidad, no les queda más remedio que acatar un convenio “del que no hemos sido informados en ningún momento y mucho menos se nos ha pedido nuestra opinión”.

 

 

 

 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.