La Sanidad pública balear da un paso adelante

El pleno del Parlament ha aprobado este martes una modificación de la normativa que regula la Red Hospitalaria Pública de Baleares, con lo que se amplía la duración máxima de los convenios singulares de los 10 a los 20 años.

El proyecto de ley se ha resuelto con 54 votos a favor, ninguno en contra y dos abstenciones. Así, las condiciones económicas pactadas inicialmente se podrán revisar, en la forma y plazos determinados en el convenio.

Asimismo, se ha incorporado una enmienda para crear una Unidad de Estancia Media en el área de Inca y presentar en seis meses un estudio de necesidades con propuesta de creación de otras unidades.

Compromisos

Durante su intervención, la consellera de Salud, Patricia Gómez, ha destacado el compromiso de Creu Roja y el Hospital Sant Joan de Déu con los objetivos estratégicos de la Conselleria y ha recordado que se trata de dos entidades sin ánimo de lucro. Ambas verán ampliada su colaboración actual hasta 2033 gracias a esta modificación.

Gómez ha destacado la importancia de impulsar un nuevo modelo de atención a la cronicidad y las pluripatologías, atendiendo al envejecimiento de la población, y ha señalado que a lo largo de estos años han podido comprobar la actividad que prestan el Hospital Sant Joan de Déu y Creu Roja.

Consenso

También ha agradecido la enmienda incorporada, que “enriquece la exposición de motivos”, y ha valorado el “amplio consenso político” en torno a la modificación.

Según la consellera, la modificación supone una mejora en la gestión de las enfermedades y “un paso más hacia la modernización y la sostenibilidad” del sistema sanitario, lo que es “una prioridad de este Govern”.

En el turno de intervención de los grupos parlamentarios, el diputado del PP Vicent Serra ha lamentado que pese al apoyo a esta modificación “se está denostando continuamente la sanidad privada” y ha criticado que “quien pide eliminar convenios con la privada también mantiene una normativa que permite convenios con la privada”.

Ante esto, la diputada de Podemos, Marta Maicas, ha contestado que en su grupo no les gustan las concertaciones con la sanidad privada porque “tiende a priorizar las ganancias frente a los pacientes”.

Confianza

“Creemos en la sanidad pública como inversión y no como gasto”, ha declarado Maicas, que ha recordado que las entidades que firman estos convenios singulares son sin ánimo de lucro, lo que para Podemos “una razón más de confianza hacia este proyecto”.

Asimismo, la coportavoz de MÉS per Mallorca, Bel Busquets, ha argumentado que estos convenios suponen una “ayuda externa para reducir las listas de espera”, por lo que ha enmarcado esta modificación en la “apuesta de Salud de mejorar la atención a enfermedades crónicas complejas y pluripatologías”.

Con todo, Busquets ha pedido no olvidar que “estas necesidades vienen derivadas de una carencia en la financiación de la comunidad” y que si la financiación fuera la adecuada “no habría que recurrir a concertaciones con la privada”.

Prestaciones “inigualables”

Paralelamente, la diputada de Cs, Olga Ballester, ha recalcado que Creu Roja y el Hospital Sant Joan de Déu ofrecen “una prestación que sería incapaz de absorber el IbSalut” y ha reivindicado la necesidad de crear un circuito sociosanitario en Manacor e Inca ya que “sus hospitales sufren colapsos en urgencias”.

Finalmente, el diputado del PSIB, Vicenç Thomàs, ha mantenido que estas entidades “no son hospitales privados” y ha subrayado que el hospital de Creu Roja “estuvo a punto de morir en 2012 porque las acciones del PP lo querían así”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.