El fracaso de la Rendición de Cuentas del PSOE Calvià

La semana pasada tuvimos por segunda vez en esta legislatura el pleno de rendición de cuentas y, al igual que el año pasado, destacó la enorme presencia de asesores, dinamizadores (curiosamente ha sido contratada como tal gente que iba en listas) y afiliados del PSOE que llenaron la sala para aparentar que dicho pleno importaba mucho a la ciudadanía.

¿Saben cuántos ciudadanos acudieron a pedir explicaciones al equipo de gobierno? … Uno. Un solo vecino de un municipio de 52.000 habitantes aguantó las 3 horas (un jueves por la tarde) para poder hacer una pregunta a un gobierno que se dedicó más a prometer lo que harán que a rendir cuentas sobre lo que han hecho. Muy a nuestro pesar, muy en la senda de su presidenta, el alcalde de Calvià aprovechó más que para hablar de lo que han hecho, que ha sido poco y caro, para hablar de lo que les gustaría, hacer si les dejan.

No sabemos si este equipo de gobierno vive en un mundo aparte. La explicación del alcalde justificando que no bajará los impuestos fue muy preocupante. Dejándonos perplejos a todos, aseguró que bajar impuestos no es una medida redistributiva de la riqueza. Si no es una medida redistributiva que un ciudadano que no trabaja ni 9 meses tenga más dinero en su bolsillo, vayámonos a casa.

En la etapa de mayor crecimiento económico después de la peor crisis económica de la historia, los gobiernos de izquierda de Baleares se empeñan en poner trabas al crecimiento económico, a que las personas puedan administrar con más comodidad su propio dinero y a no obligarlas a financiar proyectos fantasiosos de un gobierno que hace del derroche su seña de identidad, como pasa en Calvià.

Que solo haya ido un vecino a una rendición de cuentas que se celebra una sola vez al año nos deja claro que debemos seguir trabajando; que este equipo de gobierno hace de la puesta en escena y de la venta de humo su bandera, pero la ciudadanía no cae en su juego y ya se está empezando a cansar. Es hora de un cambio de gobierno que se centre en mejorar la calidad de lo que ya tiene y no en seguir la línea de los gobiernos que arruinaron nuestro país, en mejorar la economía de las familias y potenciar las políticas de empleo y formación de la población para poder acceder a empleos de mayor calidad y duración.  Ofrecer puestos de trabajo temporales pagados con dinero público lo sabemos hacer todos, pero que las empresas se peleen por estas personas formadas por nuestros programas es nuestro objetivo, no colocarlos en las instituciones.

En resumen, muy a nuestro pesar, muy en la senda de su presidenta, el alcalde de Calvià aprovechó para hablar de lo que les gustaría hacer si les dejaran, más que para rendir cuentas de lo que han hecho, que ha sido poco y caro. Y es que ha sido tan poco que el alcalde ni siquiera  en el mitin de rendición de cuentas, donde, por cierto, faltaban cargos y aun así llenaron la sala de Plenos del Ayuntamiento, pudo sacar pecho.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.