“Siempre había sido nuestra casa”

EUROPA PRESS

La hija acusada de haber allanado junto a su madre la que había sido su antigua vivienda familiar, ha contado este lunes ante el jurado de la Audiencia Provincial que su padre ya le ha denunciado unas once veces por distintos motivos, aunque antes de los hechos su relación era “muy buena”.

Ambas, madre e hija, consideraban que no tenían que pedir permiso a su ex pareja para instalarse allí, porque la acusada es propietaria al 50 por ciento del inmueble tras haber pagado 60.000 euros, según ha defendido.

Así se ha expresado durante el interrogatorio en el juicio que se está celebrando en la Audiencia desde este lunes. La joven, que está acusada de allanamiento junto a su madre, ha explicado que había estudiado varios años en Madrid pero su vivienda había sido siempre la de la familia en Bunyola y que no tenía otra casa en Mallorca. “Pensaba que mi padre no me iba a poner ninguna pega por que viviese en mi casa”, ha dicho.

Entraron con sus propias llaves

Se trata de una casa de campo en la carretera de Sóller, dentro del término municipal de Bunyola, que había sido la vivienda común del matrimonio antes de que se separara en 2004. En 2014, madre e hija se instalaron en la vivienda utilizando sus propias llaves, en contra de la voluntad del padre.

La joven ha relatado ante el jurado que siempre tuvo “muy buena relación” con su padre pero que empezó a ir mal a finales de 2013 (antes de los hechos por los que se le acusa). Según su versión, para ella su padre “siempre ha sido todo” pero cuando se percató de que estaba teniendo “una actitud injusta” y se lo dijo, “al no apoyarle él se enfada y no quiere dialogar”.

Después de que madre e hija se instalaran en la casa familiar, el padre comenzó a pernoctar cada día en la vivienda, en un cuarto propio. “Juntos pero no revueltos”, ha enfatizado la hija, que ha admitido que la situación “era tensa”.

“Hostigamiento”

Además, ha asegurado que el padre las ha sometido a un “hostigamiento” reiterado durante todo el tiempo en el que han estado en la casa familiar. Paralelamente, la joven ha coincidido con su madre en que al llegar a la vivienda “la casa estaba abandonada” y en un estado de “dejadez absoluta”.

En este sentido, la acusada ha dicho que antes de instalarse su padre “nunca estaba” y que pensó que no le iba a “poner ninguna pega” por vivir en la que consideraba su casa. “Jamás mi padre me iba a decir que no fuera a mi casa, he estado todas las vacaciones de mi vida”, ha apuntado la mujer, que ha asegurado que nunca ninguno de sus padres le prohibió entrar y que el denunciante siempre le había dado copia de las llaves cuando se había cambiado alguna cerradura.

La joven también ha dicho que cree que su padre ha alquilado un piso porque su actual novia cobra una pensión de su marido y “para no perderla no hay que demostrar que tiene una convivencia marital con otra persona”.

Presuntas coacciones

Inicialmente las dos mujeres también estaban acusadas de una falta de coacciones por presuntamente bloquear con pegamento la puerta de la habitación del padre (extremo que ambas han negado), pero finalmente esta acusación no ha llegado a juicio.

Éste continuará este martes a partir de las 09.30 horas con las declaraciones de varios testigos.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.