La brusca bajada de temperaturas, otro dolor de cabeza para los ‘sin techo’

Creu Roja de Balears se encuentra en alerta por la brusca llegada del invierno y la repentina bajada de las temperaturas que se ha experimentado en los últimos días. Las personas ‘sin techo’ son la máxima prioridad para el programa UMES, por ello, su coordinador, Tomeu Miralles ha explicado a Mallorca Confidencial los protocolos a seguir en días como los que estamos viviendo desde hace poco más de una semana.

El programa de Unidad Móvil de Emergencia Social, formado por trabajadores y educadores sociales, además de monitores, vela por el bienestar de las personas sin hogar que pasan los días y sus largas noches a la intemperie.

Con el objetivo de cubrir las necesidades básicas de este colectivo, desde UMES tienen muy claro los pasos a seguir en caso de que la previsión meteorológica sea de sensación térmica menor a 7 grados centígrados o cotas de nieve por debajo de los 800 metros.

“Cuando se dan estos casos, se activa la situación de emergencia especial” explica Miralles. Esta consiste en “realizar intervenciones nocturnas más cortas -de lo que son habitualmente- con cada usuario para poder llegar a un número superior de personas”.

Un servicio que se inicia a las 22.00 horas y se prolonga hasta las 3.00 horas de la madrugada aunque en casos de meteorología muy adversa se empieza a dar asistencia a partir de las 20.00 horas.

Durante la noche, en estos días tan fríos, “los centros de acogida – que cierran a las 23 horas- permiten entrar a todas las personas que lo deseen aún estando fuera del horario establecido”.

Además, “cuando se activa este protocolo, se suspenden las exclusiones” por tanto “todas las personas sin hogar pueden acceder a pasar la noche en los centros a pesar de haber sido amonestadas y pesar sobre ellas el castigo de no poder acceder a estos en un tiempo determinado”. Una medida que se agradece ya que en estas situaciones adversas lo único que debe primar es la salud y el bienestar de este colectivo.

Aunque, explica Miralles que “muchos de los usuarios no quieren dejar lo que consideran su hogar para ir a compartir habitación con hasta veinte personas más en un centro de acogida”. En estos casos, “lo único que podemos hacer es cerciorarnos de que estas personas se encuentran en buen estado a pesar de la climatología” y en el caso de sufrir problemas de salud “ordenamos su ingreso en los centros”.

Desalojo de la Plaza de los Patines

La medida del desalojo por parte del Ajuntament de Palma de varias personas sin hogar que pernoctaban en las gradas de la pista de hockey ubicada en la Plaza de los Patines de Palma no ha gustado.

“Los usuarios se lo han tomado mal, evidentemente, les han quitado sus casas y les han tirado sus cosas“, lamenta Miralles. “Ahora van a tapiar las gradas” una acción que empuja a estas personas a “buscar un hogar en otra zona de la ciudad” y “así no se acaba con el problema de esta gente”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.