La falta de examinadores obliga a los alumnos de autoescuelas a esperar 3 meses para examinarse

Archivo

El conflicto laboral que mantienen los examinadores de autoescuelas con la Dirección General de Tráfico está afectando especialmente al sector en Baleares pues, aunque en las islas los examinadores no han ido a la huelga, la falta de personal para examinar a todos los alumnos ha provocado que un alumno tenga que esperar hasta tres meses en examinarse cuando en la península el tiempo medio es de un mes. A todo ello hay que añadir  el importante incremento del coste de las clases y los continuados periodos de tiempo en que el alumno no puede dar clases, lo que afecta a su formación.

La presidenta de la Asociación Balear de Autoescuelas, Antonia Català es muy crítica no con la huelga de examinadores sino con la falta de éstos “que en Baleares llevamos sufriendo desde el año 2012”. El problema en las islas es que actualmente hay 8 examinadores “cuando serían necesarios como mínimo 4 o 5 más” señala Antonia que lamenta que la escasez de examinadores “esté generando que en Baleares, un alumno tarde una media de tres meses para poder examinarse, cuando en la península la media es de un mes”. Antonia explica este notable retraso “al hecho de que numerosos examinadores se han ido jubilando  y no han entrado nuevos. Los examinadores dependen de la DGT y ésta, al parecer, no repone las jubilaciones”.

La escasez de examinadores está afectando profundamente a la formación del alumno pues, según la presidenta “la formación de un alumno de autoescuela tiene que ser continua,  y aquí no se produce. Un alumno no puede estar tres meses realizando clases por lo que a veces hay periodos de tiempo donde no se dan clases y después el alumno tiene que volver a retomar las clases para recordar lo aprendido. Esto afecta mucho a su formación”.

Esta situación es ratificada por María José, de la autoescuela Vivero que, ante la falta de examinadores reconoce que “estamos trabajando al 30 por ciento”.

María José añade que “en Baleares trabajamos con un cupo por el cual tan sólo nos dejan presentar a 4 alumnos por profesor o a 8 alumnos por coche. Con estas medidas tenemos 3 meses de espera. A veces nos mandan a un examinador  por un determinado tiempo pero como en la península están en huelga los lunes, martes y miércoles pues este examinador al llegar aquí hace lo mismo y solo trabaja los jueves y los viernes”.

Esta inaudita situación ha afectado considerablemente al negocio de las autoescuelas obligando al cierre de numerosos negocios en las islas. También los alumnos se ven muy perjudicados pues, tal y como concluye la directora de la autoescuela Vivero “los alumnos se examinan de teórica y después por falta de examinadores tienen que esperar tres meses para examinarse de la práctica”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.