El Ejército toma el control en Zimbabue sin aclarar el futuro de Mugabe

El Ejército se ha hecho con el control en Zimbabue en las últimas horas pero no ha aclarado el papel que tiene reservado en el futuro del país su presidente, Robert Mugabe, quien está confinado en su residencia en Harare pero al que no se ha dado oficialmente como cesado del cargo que ocupa desde la independencia del país en 1980.

En una declaración leída durante la noche en la cadena pública ZBC, los militares han asegurado que Mugabe, “presidente de la República y jefe del Ejército” “está sano y salvo” junto a su familia y “su seguridad está garantizada”.
El Ejército toma el control en Zimbabue sin aclarar el futuro de Mugabe

Posteriormente, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha dicho que ha podido hablar con el mandatario, de 93 años, quien le ha confirmado que está “confinado” en su residencia pero se encuentra “bien”. Más dudas hay respecto al paradero de su mujer, Grace, quien según algunas fuentes tanto opositoras como del gobernante ZANU-PF, se encontraría en Namibia.

Precisamente, ha sido la decisión de Mugabe de allanar el camino para que su mujer sea su sucesora en el poder la que ha provocado la intervención del Ejército, históricamente uno de los baluartes del poder del presidente y que durante todos estos años se había mantenido leal a este en sus momentos más duros.

El motivo ha sido la destitución del vicepresidente Emmanuel Mnangagwa, considerado su heredero natural ya que fue uno de los líderes históricos de la guerra de liberación del país. Conocido popularmente como ‘Cocodrilo’, Mnangagwa fue acusado de traición por el presidente, por su supuesto intento de querer sucederle.

Tras su cese, el ya exvicepresidente, que ha ocupado importantes cargos como ministro de Defensa y ha servido de enlace entre el Ejército y el ZANU-PF, huyó del país, asegurando que se sentía amenazado, aunque prometió volver para ocupar el puesto que se merecía.

La decisión de Mugabe no gustó en las filas del Ejército, de ahí que su comandante, el general Constantino Chiwenga, lanzara una clara advertencia este lunes de intervención, que finalmente se ha hecho efectiva.

“Debemos recordar a quienes están detrás de los actuales chanchullos traidores que, si se trata de proteger nuestra revolución, el Ejército no dudará en intervenir”, fueron las palabras del comandante del Ejército, un estrecho aliado de Mnangagwa, alertando de que la “purga” contra miembros del ZANU-PF que tienen un pasado vinculado a la “liberación” del país debía cesar “inmediatamente”.

En su mensaje leído por el general Sibusiso Moyo esta madrugada, el Ejército se ha pronunciado de manera similar, negando que lo que estaba llevando a cabo fuera un golpe de Estado, pese a la presencia de tropas en las calles y la toma de la televisión estatal, dos de los pasos claves en todo golpe que se precie.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.