La ubicacion de las torres de alta tensión en Son Puig puede entrar ya en vías de solución

Archivo

La polémica generada por la futura ubicación de las torres de alta tensión en el bosque de Son Puig y que ha levantado la indignación de los vecinos podría entrar en vías de solución. Red Eléctrica está abierta a cualquier proyecto que posibilite poner fin a esta polémica aunque el sobrecoste que supondrá el nuevo proyecto de ubicación de las torres estimado en unos 500.000 euros,  no lo asumirá la empresa eléctrica sino, en todo caso el Ajuntament de Palma, el Govern balear y el Consell de Mallorca, tal y como así lo estima conveniente la Federación de Vecinos.

El cabeza visible de la Federación de Vecinos de Palma, Joan Forteza explica que “los vecinos han presentado  un proyecto en el que ya no se habla de la posibilidad de soterrar sino de desplazar las torres de alta tensión, las denominadas 13 y 14 a un espacio cercano al cementerio de La Vileta” con lo que se evitaría que estas torres estuviesen cerca de la urbanización son Puig que actualmente acoge a cerca de 200 vecinos.

El cambio de ubicación conllevará, de aprobarse el proyecto, un sobrecoste que, en modo alguno tendrá que asumir la empresa Red Eléctrica. Por ello, según Forteza “dado que  estamos hablando de una zona boscosa incluida dentro del área de la Serra de la Tramuntana, entendemos que no debería ser el Ajuntamente de Palma quien asumiese la totalidad del sobrecoste de 500.00 euros sino que el mismo debería dividirse a partes iguales entre el consistorio palmesano, el Govern balear y el Consell de Mallorca”.

La posibilidad de compartir costes todavía está sobre la mesas por lo que Cort deberá ahora entablar conversaciones con el Govern y Consell para alcanzar un acuerdo sobre el sobrecoste.

Por otro lado, Joan Forteza ha adelantado que el alcalde de Palma, Toni Noguera,  ha asegurado que a finales del mes de marzo del próximo año estará aprobada la futura ordenanza sobre ocupación de la la vía pública, más conocida como ordenanza sobre terrazas.

La Federación de Vecinos lleva exigiendo la aprobación de esta ordenanza desde el pasado año al considerar que  el excesivo número de terrazas en Palma está destruyendo la idiosincrasia de la ciudad.

Por ello, la futura ordenanza contemplará la eliminación de un alto número de terrazas en la vía pública, aunque se mantendrán aquellas que no perjudiquen en normal paseo y descanso de los vecinos. El objetivo es compaginar el descanso vecinal con  los intereses empresariales.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.