Manacor busca optimizar la gestión de aguas residuales

La SAM, Empresa de Servicios del Municipio de Manacor de la SAM, iniciará en 2018 una serie de actuaciones urgentes para mejorar el funcionamiento de la estación depuradora de aguas residuales (EDAR).

Estas actuaciones costarán unos dos millones de euros y culminarán en un periodo de unos ocho años con el gran proyecto de ampliación de la estación depuradora, valorado en nueve millones de euros, permitirán aprovechar el agua depurada para regar jardines públicos y zonas agrícolas.

“Tenemos que ser conscientes de que tenemos una depuradora que tiene veinte años y de que no ha recibido ningún tipo de inversión durante este periodo, en los últimos dos años hemos hecho pequeñas mejoras que eran necesarias pero creemos que conviene poner en marcha un plan más ambicioso para que resulte útil en el futuro”, ha explicado la concejala de Economía y presidenta de la SAM, María Antonia Sansó.

A partir de ahora y antes de iniciar la ampliación “se implantará un sistema de telecontrol, un silo de fangos o nuevos tamices y estas mejoras, junto con la sustitución gradual de la maquinaria más antigua, permitirán afrontar con garantías la ampliación” , explicó el gerente de la SAM, Francesc Grimalt.

Financiación

Todas las actuaciones que se realizarán en la depuradora se financiarán con el canon de saneamiento, el que los ciudadanos pagan con la factura del agua y que gestiona el Gobierno.

“Hemos mantenido reuniones con la dirección general de Recursos Hídricos, los hemos presentado el estudio de mejoras y el proyecto de ampliación y tenemos buenas sensaciones”, concretó la concejala María Antonia Sansó.

Y es que la ampliación se empieza ahora a tramitar y tiene un horizonte de unos ocho años para que se materialice.

La ampliación se propone dotar la EDAR de un nuevo colector que conduzca las aguas residuales desde la ciudad, resuelva los actuales problemas de desbordamiento de las tuberías cuando llueve y permita almacenar esta agua, una vez depurada, por el riego. Además se renovará la línea de tratamiento actual de la planta y se duplicará con una segunda línea que permitirá absorber el futuro crecimiento poblacional previsto en el Plan General y tener una alternativa en caso de avería.

También se prevé un tratamiento terciario para poder convertir el afluente de la planta en agua regenerada que pueda utilizarse para riegos agrícolas o de zonas verdes urbanas. Aquí las instalaciones se completan con una gran balsa que permitirá almacenar estas aguas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.