Cadena perpetua para ‘el carnicero de Bosnia’ por genocidio, crímenes de guerra y de lesa humanidad

REUTERS / POOL NEW

El Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) ha condenado este miércoles al ex comandante serbobosnio Ratko Mladic, conocido popularmente como ‘el carnicero de Bosnia’, a cadena perpetua por el genocidio de la población bosniaca en Srebrenica, así como por los crímenes de guerra y de lesa humanidad cometidos cometido durante el conflicto armado (1992-1995).

De los once cargos que pesaban contra Mladic, ha sido declarado culpable de diez de ellos, incluido el del genocidio de Srebrenica, el más importante. No obstante, se ha librado del cargo de genocidio por buscar el exterminio de la población bosniaca y bosniocroata.

El presidente del TPIY, Alphons Orie, que ha leído el veredicto, ha afirmado que Mladic intentó crear territorios “étnicamente limpios” de bosniacos (musulmanes) y bosniocroatas y le ha responsabilizado “personalmente” de lanzar una “empresa criminal” para aterrorizar a la población civil de Sarajevo durante el largo asedio a la capital bosnia.

EXTENSO PLIEGO DE CARGOS

Mladic estaba acusado de dos cargos de genocidio por la masacre de Srebrenica –en la que los militares bajo su mando mataron a más de 8.000 niños y hombres bosniacos en los primeros días de julio de 1995– y por promover la eliminación de los bosniocroatas y los bosniacos durante el conflicto armado.

También pesaban en su contra cinco cargos de crímenes de lesa humanidad –persecución, exterminio, asesinato, deportación y por actos inhumanos– y cuatro de crímenes de guerra –asesinato, terror, ataques ilegales contra civiles y toma de rehenes–.

En concreto, ha sido procesado por asesinato y por sembrar el terror con las fuerzas militares bajo su mando mediante el asedio de Sarajevo, un sitio que se prolongó de mayo de 1992 a noviembre de 1995 y que incluyó el bombardeo del mercado de la capital bosnia, en el que murieron 66 civiles que intentaban conseguir alimentos.

El general serbobosnio, de 74 años de edad, fue detenido en Serbia en mayo de 2011 tras haber pasado más de una década como fugitivo. Desde entonces, ha intentado numerosas tretas legales para frenar el proceso judicial en su contra, esgrimiendo, entre otras cosas, motivos de salud.

Sin embargo, la Fiscalía ha logrado impulsar el caso hasta sus últimas consecuencias. La acusación pedía cadena perpetua porque, según su escrito, no cabe duda de que Mladic perseguía la “destrucción física” de bosniocroatas y musulmanes bosnios.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.