Las ratios escolares

Armengol se comprometió a principio de legislatura a reducir las ratios a un máximo de 20 alumnos por aula en educación infantil, 25 en las aulas de primaria y 30 en secundaria y bachillerato. Pero la realidad es que el curso pasado, dos de cada tres centros tenían más de 25 alumnos en sus clases, provocando denuncias sindicales ante la Inspección de Trabajo así como reclamaciones del Servicio de prevención de riesgos laborales frente la Consejería de Educación para que solucionara esta irregularidad.

Un curso después tampoco se está cumpliendo el compromiso y las ratios son más elevadas incluso que en los últimos años de crisis, con aulas de hasta 28 niños en etapas que requieren especial dedicación.

Muchos planes, muchas promesas, pero el ‘govern de la gent’ vuelve a hacer un titular vacío de contenido que ni cumple ni cumplirá.

Es significativo que los propios sindicatos acusen a March de ocultar los datos y no desglosar las cifras por centros ni por niveles. Frente a ello, el conseller se vanagloria de ratios medias de 22’5 niños. Claro, los municipios con menos densidad de población y pocos escolares sirven para compensar la masificación de las barriadas urbanas. Como el chiste fácil del que se come un pollo y medio a costa del vecino, pero sin chiste.

Hace unas semanas que el Parlament aprobó por unanimidad una propuesta del Partido Popular que instaba al Govern a trabajar en la reducción del número de alumnos por aula. No se puede consentir que unos políticos que disponen de 1350 millones más que el gobierno anterior, tenga la mayor masificación en sus colegios de los últimos años, sobre todo cuando anunciaron que apostarían más que nadie por la calidad de la educación. ¿No ha aumentado el número de docentes esta legislatura? ¿Y el incremento de presupuesto y las infraestructuras prometidas? ¿Dónde han quedado aquellos lamentos que formulaban prestos cuando eran ciudadanos de a pie y se erigían en defensa de los derechos educativos?

Ni están ni se les espera. Una vez más se esconden tras la política de titulares que no resuelve problemas y disfraza la realidad.

Desde el Partido Popular pedimos honestidad y valentía. Si van a cumplir con las ratios prometidas, instamos a que lo hagan ya antes de planificar el último curso escolar de la legislatura. Pero si no van a cumplirlo, como parece, exigimos que lo reconozcan y pidan perdón a la ciudadanía; aunque solo sea por no quedar como mentirosos una vez más.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.