Divergencias políticas sobre quién debe asumir el coste de las torres de Son Puig

Archivo

La instalación de las torres de alta tensión por parte de la empresa Red Eléctrica en Son Puig y la tajante negativa de todos los partidos en la oposición municipal y vecinos de Palma para que esta obra se ejecute en el bosque de Son Puig, tiene todos los visos de alargarse en el tiempo. Ahora, el problema es quién va a pagar los casi 500.000 euros que puede costar la nueva ubicación de estas torres en un lugar más seguro alejado de la urbanización Son Puig y que acoge a más de 150 familias que aseguran que estas torres puede afectar a su salud.

En la última reunión mantenida entre el Ajuntament de Palma, el Govern balear y la empresa Red Eléctrica, encargada de la instalación de estas torres y que cuenta con todos los permisos necesarios, la empresa se mostró dialogante a buscar un nuevo trazado aunque sí dejó claro que no estaba dispuesta a asumir el coste del mismo.

Mientras, la Asociación de Vecinos de Son Rapinya y los propios vecinos de  la urbanización Son Puig, situada a escasos metros donde se pretende instalar estas torres, han puesto el grito en el cielo y clamado por una solución inmediata y urgente.

A partir de aquí, se inicia el embrollo pues aunque todos  los partidos políticos en el Ajuntament de Palma apuestan por un nuevo trazado e incluso el soterramiento, difieren en quien debe abonar el coste del nuevo proyecto que ha sido estipulado en cerca de 500.000 euros.

El equipo de Gobierno que dirige el alcalde, Antoni Noguera, se ha comprometido con la Federación de Asociaciones de Vecinos de Palma a que Cort abone una tercera parte del coste total del nuevo trazado. El resto correría a cargo del Consell y del Govern. Esta posición choca con  el deseo del grupo municipal de Ciudadanos que cree que Cort no tiene competencias y si fue el Govern balear quien autorizó esta obra a Red Eléctrica, tiene que ser el propio Ejecutivo autonómico el que cubra todos los gastos.

El grupo municipal Popular apuesta porque el coste total del proyecto lo asuma la Ecotasa por lo que ha de ser el Govern quien financie el nuevo trazado.

Lo cierto es que, a día de hoy, no hay nada decidido y los vecinos de Son Puig reclaman soluciones inmediatas. Para el próximo domingo han convocado una nueva marcha en la que reclamarán a los políticos que sean diligentes y se pongan de acuerdo a la hora de repartirse en coste del proyecto y poder así iniciar la ejecución del mismo.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.