“Volem pamboli, pamboli volem”

Qué sería de nosotros sin el ‘pamboli’, que no es pan con aceite, es pan con aceite y tomate de ‘ramellet’ bien frotado en un buen pan payés, aceite ‘verjo’ y sal marina, sus aceitunitas ‘trencades’ y normalmente con jamón, queso o ‘camaiot’… O sea, nada que ver con un bocadillo.

En  las maletas de los isleños (vayan o no a ver a la familia) no falta la bolsa de galletas y la ‘sobrassada’ “per si de cas” no gusta la comida o entra la ‘gusa’. Eso sí, en la mano una buena ensaimada, que eso no se factura.

Un estudio elaborado por la Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca revela que el 91% de las familias de Mallorca con niños escolarizados consume pan de payés y tomates de ‘ramellet’ como mínimo una vez al año. Seguramente más.

Estos son los productos baleares más consumidos por el grupo encuestado, seguido de la sobrasada (88%), las galletas de aceite (87%), las empanadas (86%) y las patatas de sa Pobla (82%). Con este estudio se han querido conocer las preferencias y la actitud de este grupo de población respecto a los alimentos de las Islas Baleares, según informa el Govern en un comunicado.

De los productos de panadería y pastelería, los ‘cocarrois‘ y los ‘robiols‘ siguen al pan moreno, las galletas de aceite y las empanadas, con el 72% de familias que los consumen al menos una vez al año. El ‘llonguet‘ lo consumen el 58% de los encuestados, y el ‘gató’, el 56%.

Con respecto a las frutas y verduras, tras los tomates de ‘ramellet’ y las patatas de Sa Pobla aparece el ‘meló eriçó’, con el 71% de familias que afirman que lo consumen, y también los higos secos, con el 39%.

Con respecto a la carne, aparte de la sobrasada, un 70% de las familias consume morcilla una vez al año, el 68%, ‘porcella‘, y el 50%, ‘camaiot‘.

La pesca es el grupo menos consumido: un 42% comen ‘llampuga’, un 32% ‘gerret’ y un 31% ‘jonquillo’. Finalmente, con respecto a los condimentos, un 47% consume ‘pebre bord’ mallorquín y un 34% flor de sal.

La compra de las familias

Aparte del consumo, el estudio ha analizado la compra de las familias. De los alimentos con denominación de origen protegida (DOP) e indicación geográfica protegida (IGP), el más comprado es el Aceite de Mallorca (76%), seguido, por este orden de: el Queso Mahón-Menorca (74%), la Sobrasada de Mallorca (70%), la Ensaimada de Mallorca (69%) y la Almendra de Mallorca (41%).

Con respecto a las bebidas alcohólicas, se consumen más las ‘Herbes’ de Mallorca (34%) que el Palo (7%). En cuanto a los vinos, las familias se decantan por la Denominación de Origen Binissalem (26%), el Vino de la Tierra Mallorca y la Denominación de Origen Pla i Llevant (13%).

Por otra parte, de los productos básicos de la cesta de la compra, más del 60% de las familias compra alimentos de origen balear (huevos, verdura, fruta y queso), aproximadamente un 50% compra carne, aceite de oliva, pescado y sal de las islas; un 26% compra la leche local, y el 27%, el vino.

Factores de influencia

Para los mallorquines, los factores más importantes son la frescura del producto, la calidad, la relación calidad-precio y el precio, seguidos de la costumbre y el hecho de encontrar el producto en oferta. Los factores a que dan menos importancia son a la producción ecológica, la presentación, el origen y la marca.

Si se compara la actitud de las familias con hijos escolarizados con el conjunto de la población de Mallorca, los primeros tienen más preferencia por los alimentos baleares. También consumen más aceite, sobrasada, ensaimada, oliva y almendra de Mallorca pero menos vinos y otras bebidas alcohólicas. Además, atribuyen más importancia al frescor, la calidad y al el producto ecológico y menos al precio, la presentación o la marca.

El estudio se ha hecho con 180 familias con niños escolarizados residentes en Mallorca. El 71% de los encuestados tienen entre 25 y 45 años, y el 24%, entre 45 y 65.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.