Manacor rinde sincero homenaje a represaliados por la Guerra Civil

Manacor acto dictadura franquista

Decenas de manacorins y manacorines, amigos y familiares de las víctimas, investigadores e historiadores han acudido al acto de homenaje a los guardias municipales y los funcionarios del ayuntamiento represaliados por la dictadura franquista. Un reconocimiento “que el Ayuntamiento de Manacor ha impulsado para rendir homenaje a aquellas personas que fueron depuradas de sus lugares de trabajo y represaliadas por el hecho de defender la libertad, la legalidad y la democracia desde sus lugares de trabajo en Ayuntamiento de Manacor”, explicó el presentador del acto, el actor Joan Miquel Artigues.

Con este acto sencillo, acompañado por la música de Alicia Olivares y Emi Finozzi, se ha querido rendir homenaje a los nuevo miembros de la Guardia Municipal que fueron represaliados en 1936: Antoni Barceló Martí, Joan Bisbal Artigues, Miquel Galmés Parera, Miquel Oliver Martí, Mateu Veny Pont y Guillem Morey Mesquida. A estos hay bque sumar tres compañeros de trabajo que fueron asesinados en Son Coletes: Sebastià Bonet Fullana, Antoni Mas Llodrà y Joan Matamalas Salas. El acto, además, también contó con palabras de recuerdo para el conserje del ayuntamiento, Antoni Nadal Gomila y el miembro de la brigada de mantenimiento de calles y caminos Rogeli Pérez Fontánez, también asesinados.

Durante su discurso, la batlessa de Manacor, Catalina Riera, explicó que “es mi responsabilidad no bajar la cabeza y mirar hacia otro lado”. “Tenemos que decir las cosas por su nombre para liberarnos de una carga muy pesada y triste, que acompaña nuestro pueblo porque hasta que no hayamos reconocido los crímenes y los hechos inhumanos que se produjeron, no podremos avanzar hacia una sociedad mejor”, añadió.

Uno de los investigadores que ha profundizado en estos hechos y la actual cabeza de la Policía Local, Antoni Sureda, situó a los asistentes en el contexto histórico: “Aquella represión y depuración, dura, sistemática y controlada que se desencadenó a partir del mes de julio de 1936, afectó profundamente a todas las capas de la sociedad mallorquina”, aseguró. Para acabar, por parte de las familias de las víctimas, Pere Comas, descendiente de Antoni Barceló Martí, que era la cabeza de la Policía Municipal al inicio de la Guerra Civil, dirigió unas palabras al público señalando que “lo detuvieron y pasó por un consejo de guerra donde le pedían cadena perpetua a pesar de que había sido uno de los héroes que salvó a decenas de manacorins durante la torrentada de 1932; cuando salió de la prisión inició una nueva vida en Palma y nunca habló de la guerra o de la prisión con la familia”, recordó emocionado.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.