2018 en Balears: ¿Moleskine roja, azul, cuatribarrada, morada o naranja?

¿Quién de los líderes políticos de las islas conseguirá imponer su agenda y sacar partido a esta antesala electoral en la que se va a convertir el 2018?

Es el punto de partida de todos los que participan en la contienda política. Se presenta un año de ‘enseñar‘ y ‘vender’, pero que el mensaje ‘cale‘ y llegue a ‘convencer’ con un ‘feedback’ positivo y a ser posible en forma de voto.

La moleskine roja de la socialista Francina Armengol parte como favorita si nos atenemos a su privilegiada posición en el Consolat de la Mar. La visibilidad de su cargo marca notablemente la diferencia con el resto de su equipo. Pero el resultado de las últimas legislaturas ha puesto de manifiesto que a los ciudadanos les ha bastado 4 años para no renovar la presidencia (Antich perdió las siguientes elecciones a los dos pactos que lideró. Y Bauzà tampoco repitió tras su primer y único gobierno. Lo de Matas merecería un capítulo propio, al igual que el de Cañellas).

La moleskine azul, según el ‘histórico’ (la evolución de las diferentes contiendas ganadas) también parte en los primeros lugares de la línea de salida. Están acostumbrados a las grandes cifras y a la ‘fidelidad’ de sus votantes, lo que coloca a Biel Company ante un difícil reto si no pasa definitivamente a un ‘primerísimo primer plano’ (P.P.P).

La moleskine cuatribarrada tiene muchas incógnitas por despejar. Para empezar el nombre del candidato o candidata. La nueva titular de Turisme tiene ante sí un desafío en el que será examinada constantemente por propios (los de su coalición con tres sensibilidades bien diferenciadas y por extraños (sector turístico y adyacentes).

La moleskine morada. Puntos suspensivos. Si extrapolamos lo ocurrido en Cataluña hay conceptos e iniciativas que han cogido con el pié cambiado, no sólo a sus seguidores sino a los ‘cuadros’ que mandan en Madrid.

La moleskine naranja, quizá dé más de una sorpresa si acometen el proyecto que está haciendo ‘reflexionar’ en términos electorales a los de la agenda azul. Y además tienen el ‘efecto Arrimadas‘ del que pueden aprender por la similitud en algunos de los ‘relatos‘ que tanto sirven para Cataluña como para Balears.

Hay una moleskine, la del PI, Proposta per les Illes, cuyo color está por definir. Con líderes procedentes del partido conservador y de la extinta UM, se han hecho con un no despreciable hueco en el arco parlamentario, del que dependen para seguir jugando en primera división y salir en las fotos que cuentan.

 

 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.