El vicepresidente de los laboristas noruegos dimite tras ser acusado de acoso

El laborista Trond Giske, vicepresidente del principal partido opositor de Noruega, ha anunciado este domingo su dimisión. Y, lo ha hecho, tras las acusaciones contra él por acoso. Esta decisión se ha producido, menos de una semana después de renunciar al cargo de forma indefinida.

Giske, de 51 años y quien fuera ministro de Comercia e Industria y Cultura, se disculpó recientemente por su comportamiento, si bien ha rechazado las acusaciones más graves contra él.

En un comunicado publicado en su cuenta en la red social Facebook, Giske ha anunciado su decisión. Y, ha puesto su cargo como portavoz del partido en materia económica a disposición de la formación. Sin embargo, mantiene su puesto como parlamentario.

El motivo, según ha explicado él mismo, se debe a la imposibilidad de soportar la presión a la que tanto él como su familia se están viendo sometidos. “La carga es demasiado grande, y afecta a los que más quiero”, ha dicho. Y, ha subrayado, “es muy duro para ellos hacer frente a la imagen que se dibuja de mí a diario”.

Asimismo, ha apuntado que otra de las razones de su decisión es “su preocupación por el Partido Laborista”. Y, sobretodo, ha dicho, “el importante trabajo que hay por delante”.

“Espero que mi decisión permita superar la parálisis en nuestro trabajo y que logremos hacer nuestro trabajo”, ha manifestado Giske, quien ha reiterado su petición de “dar su versión de los casos”. “Responderé a las preguntas y a lo que creo que es erróneo”, ha recalcado.

“Pido disculpas de nuevo por las cosas que haya hecho que hayan causado malestar a otras personas. No siempre he sido consciente de mi papel en todas las situaciones, especialmente en aquellas informales y privadas. Lo lamento”, ha remachado.

El comunicado ha sido publicado menos de una semana después de que el líder del partido, Jonas Gahr Stoere, desvelara en un comunicado publicado que “ante la situación del partido y la naturaleza del caso”, Giske y él habían acordado “que sea apartado de su cargo como vicepresidente durante un periodo indefinido”.

Gahr Stoere afirmó el pasado mes que varias mujeres habían acusado a Giske de “encuentros no deseados de naturaleza sexual”. Aunque, no ha trascendido más informaciones desde entonces.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.