Prisión sin fianza para el técnico detenido en Eivissa por apropiarse de fotos

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Eivissa, en funciones de guardia, ha acordado prisión provisional sin fianza para el hombre de 29 años detenido el viernes por robar presuntamente fotos e información íntima de más de 300 víctimas a quienes reparó aparatos electrónicos que contenían ese material.

La detención por un presunto delito contra la libertad e indemnidad sexual y otro contra la intimidad, el derecho a la propia imagen y la inviolabilidad del domicilio, se produjo el viernes pasado por parte de la Guardia Civil de Eivissa.

El caso comenzó tras una denuncia por un posible delito de carácter sexual que fue presentada el pasado 14 de enero, según informó el sábado el Instituto armado.

Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil identificaron a un vecino de Eivissa que ofrecía sus servicios para reparar dispositivos electrónicos a particulares y se aprovechaba de esta actividad para obtener imágenes, vídeos y otros contenidos almacenados en los dispositivos que le entregaban para su reparación.

Los agentes tuvieron acceso a unos archivos electrónicos que superan los 25 gigas de datos y que fueron elemento fundamental para su detención. Entre los archivos se encontraba información personal de las víctimas, como contraseñas y datos bancarios, así como imágenes y vídeos íntimos de carácter sexual.

Tras analizar los archivos, la Guardia Civil ha podido identificar a más de 300 posibles víctimas, en su mayoría mujeres residentes en Eivissa, algunas de las cuales tenían relación personal con el ahora detenido.

Las fotografías e imágenes proceden en la mayoría de casos de los dispositivos electrónicos que reparaba el presunto autor de los hechos, pero en otros las obtuvo directamente sin ningún tipo de autorización por parte de los afectados.

Además, la Guardia Civil ha localizado, entre los archivos requisados, 500 imágenes procedentes de descargas de internet, de carácter sexual denigrante y de menores, de edades aproximadas de entre 5 y 6 años. En este caso, los investigadores desconocen aún su origen, la identidad de las posibles víctimas o el uso indebido que se haya podido realizar de ellas.

En el registro realizado en el domicilio del detenido el viernes, se intervinieron 11 discos duros, cuatro ordenadores, cinco teléfonos móviles, cuatro tarjetas de memoria, 3 dispositivos de almacenamiento USB, un Ipod, 25 cd y un router

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.