Una provocación que termina con el ingreso en la cárcel

CAIB

Algunos individuos, al parecer, están deseando que los detengan. Al menos este es el caso de un ciudadano de la República Checa que en compañía de su hijo se dedicó el pasado  4 de febrero a provocar a la Policía Local hasta que fue detenido. La gran sorpresa que se llevaron los agentes fue que este ciudadano estaba buscado por la Interpol y tenía dos órdenes de ingreso inmediato en prisión.

Los hechos suceden el pasado día 4 a las tres de la madrugada en la Avenida Gabriel Roca cuando unos agentes observan a una persona de gran corpulencia y estatura en compañía de un joven que posteriormente fue identificado como su hijo.

Tanto el padre  como el hijo tenían ganas de bromas pues los agentes percibieron que se reían de ellos  y, por si esto no fuera bastante, llaman la atención a los agentes cuando simulaban como que meaban en la calle mientras les decían “acercaos y oler y como perros que sois, veis que no hemos meado”.

Los agentes, dado el cariz que tomaban los hechos, solicitaron ayuda policial y tras pedirles la documentación, se comprobó que la misma era falsa. Cuando se accede al registro para comprobar sus verdaderos datos se constata con estupefacción que el hombre tenía dos órdenes de detención e ingreso en prisión, una  de un juzgado de violencia de género y una segunda orden dictada por el Juzgado Central de Instrucción de Madrid, ambas con petición de ingreso inmediato en prisión.

Este individuo fue detenido mientras que su hijo  quedó bajo la custodia de la madre

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.