Prisión para el nieto de Franco por embestir un vehículo de la Guardia Civil

Francisco Franco Martínez-Bordiú, nieto mayor del dictador Franco, ha resultado condenado este jueves a 30 meses de prisión por un delito de atentado a la autoridad y otro contra la seguridad vial por conducción temeraria. Un delito que tuvo lugar el pasado 30 de abril de 2012, cuando según los agentes de la Guardia Civil, Francis huyo de los agentes y embistió a la patrulla en Teruel.

El Juzgado de lo Penal de Teruel condena a Francis Franco y además le obliga a indemnizar al agente lesionado con 1.500 euros y a la Dirección de la Guardia Civil con 2.720 euros, que es lo que costó reparar el automóvil que resultó destrozado.

La Fiscalía y la acusación pedían para Francis seis años de cárcel y multas por valor de 25.500 euros, mientras a su acompañante, Silviu Nicolae Rosca, se le pedían dos años de prisión. Pero el empleado de origen rumano ha resultado absuelto de todos los cargos. Sin embargo, Francis tendrá que hacer frente a los 30 meses de cárcel impuestos por el juez; 18 de ellos por el delito de atentado y los otro 12 por conducción temerario. Además se le sumaría la privación de conducir.

Francis Franco ha negado los hechos en reiteradas ocasiones, asegurando que no se encuentra en Teruel cuando sucedieron los hechos, sin embargo el juez ha fallado a favor de la Guardia Civil que en todo momento defendían que se trataba del nieto del dictador.

Los razonamientos de la jueza

Las penas se distribuyen en 18 meses de prisión por el delito de atentado y 12 meses de prisión por el delito de conducción temeraria, privándole del derecho a conducir vehículos a motor durante dos años y medio.

Frente a los delitos de atentado agravado por el uso de medio peligroso, delito de daños agravado y la falta de lesiones, la jueza falla su absolución, al igual que para la compañía de seguros como responsable civil subsidiaria.

En la sentencia, la jueza dice que queda acreditado que era Francis Franco quien conducía el vehículo, ya que fue identificado por uno de los agentes que le perseguía. No obstante, y aunque reconoce que el agente “no lo puede asegurar al 100%”, la magistrada considera que “se produjeron las condiciones espaciales y temporales idóneas para producirse la captación de la fisonomía del acusado en la memoria del agente perjudicado”.

Señala, además, que “se aprecian contradicciones entre las declaraciones testificales” presentadas por la defensa de Franco para demostrar que el día de los hechos se encontraba en Madrid. Asimismo, también aprecia “dudas y vacilaciones en la exposición de un guión aprendido”.

Contra la sentencia cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Teruel.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.