Cort pide “un último esfuerzo” para aprobar la ordenanza de terrazas

El Ajuntament de Palma ha pedido “un último esfuerzo” para cerrar un acuerdo en relación a la revisión de la ordenanza de ocupación de la vía pública. Desde Cort han expresado que un comunicado que “nos encontramos inmersos en un proceso de diálogo con todas las partes implicadas (restauradores, Defensora de la Ciudadanía, FAAVV, grupos políticos, etc), las que se han implicado con responsabilidad y generosidad”.

El Consistorio ha detallado una serie de puntos en relación a los objetivos y logros de la revisión de la ordenanza. Asimismo, entre los objetivos se encuentra el de “buscar el equilibrio entre el uso público y el privado de los espacios abiertos de la ciudad” y “eliminar la sobreocupación en determinadas zonas de Palma”.

Como novedades, han destacado la eliminación de “micro-empleos”, desapareciendo así un total de “52 micro-ocupaciones, de las cuales 27 están en Santa Catalina”, según han informado.

En cuanto a la distancia, se fijará en 2,5 metros libres por el paso de peatones en la zona Centro y Santa Catalina; mientras que en el resto de Palma la distancia fijada es de 2 metros por las licencias vigentes y 2,5 para los nuevos establecimientos o traspasos.

Actualmente, en Ciutat hay 1.098 terrazas, de las cuales 42 (4%) desaparecerían por la revisión de la ordenanza, 17 en la zona Centro y 25 en Santa Catalina.

En relación a la reordenación del uso del espacio público en calles y plazas con mayor ocupación, desde Cort han puesto como ejemplo que la plaza de en Coll presenta una ocupación de 42,28% respecto a la dimensión total de la plaza; una vez entre en vigor la nueva ordenanza se reduciría a un 33,65% (-20,10%); la otra es en la plaza de la Mercè, donde de una ocupación del 20,64% del total se bajaría al 13,76% (-44%).

En cuanto a los toldos, hay un total de 150 legalizados. Según el equipo de gobierno deberán desaparecer todos en un plazo de 18 meses a partir de la entrada en vigor de la nueva ordenanza; y se prohibirá la publicidad que no sea propia del establecimiento y sobre todo de alcohol y tabaco.

Por último, el Ajuntament de Palma ha agradecido el trabajo hecho a todas las partes implicadas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.