Edificio regionalista Paseo de Mallorca, candidato Premio destrucción patrimonio

La demolición del edificio regionalista ubicado en el Paseo Mallorca, en Palma, el peligro de derribo que acecha a la Torre de Vigilancia de Son Jaumell y a la Torre de Defensa de Capdepera, y los letreros desproporcionados y sin estética colocados en fachadas de pueblos de Mallorca, son las candidaturas elegidas para obtener el Premio a la Destrucción que concede anualmente la Asociación para la Revitalización de los Cascos Antiguos (ARCA).

Para ARCA los responsables máximos de la destrucción del edificio regionalista del Paseo Mallorca número 15, son los promotores que considera han carecido de sensibilidad hacia la huella del Patrimonio de la ciudad, y el Ajuntament de Palma por permitir la demolición sin atender la petición de esta agrupación comprometida con la conservación del legado arquitectónico.

ARCA ha explicado que muchos meses antes pidió la catalogación del inmueble por considerar que reunía características suficientes para ello.

“El Ajuntament de Palma ha tenido una actitud negligente e insensible con el rastro de la historia y con el paisaje urbano. Una destrucción propiciada por un consistorio que había prometido preservar el patrimonio”, ha apuntado ARCA.

Según ARCA este era un edificio regionalista que recordaba los principios de la calle, al estar construido con materiales nobles en los acabados, teja, madera y piedra, con voladizo singular de madera y figuras esculpidas.

La otra candidatura recae en el peligro de derribo que se cierne sobre la Tiorre de Vigilancia de Son Jaumell y la Torre de Vigilancia de Capdepera, que ARCA considera que están en un estado lamentable de conservación, en riesgo de un derrumbe que en ese caso supondría su desaparición.

Torre Son JaumellEsta dos edificaciones pertenecen al municipio de Capdepera, pero también el Consell de Mallorca comparte con el Ajuntament la responsabilidad en la protección, mantenimiento y rehabilitación del Patrimonio.

“Éste es un caso en el que la urgencia es evidente”, ha advertido ARCA.

Ambas fortificaciones son Bienes de Interés Cultural (BIC), aunque según destaca ARCA “de poco les sirve la etiqueta de protección “si la desaparición es un riesgo inminente”.

ARCA ha explicado que el Consell de Mallorca “desarrolla una campaña o plan de restauración de torres de defensa, pero este no llega a todos los lugares necesarios y el Ayuntamiento de Capdepera no ha dado un paso por iniciar las actuaciones de urgencia para evitar un mal mayor desde hace 20 años”.

Torre de CapdeperaAunque si el Ajuntament de Capdepera sí ha mostrado interés por otros elementos que también son atractivos patrimoniales y turísticos como es ahora el Castillo, ha apuntado ARCA.

También es una candidatura que opta al premio la de Los letreros llamativos, desproporcionados y antiestéticos que invaden muchas fachadas de pueblos y ciudades de Mallorca”.

ARCA ha explicado que el abaratamiento de los nuevos materiales como vinilos y luces led han propiciado que “algunos comerciantes insensibles estén destruyendo la imagen de conjunto de los edificios de pueblos y ciudades”.

Además, a juicio de ARCA, los grandes responsables de la galopante despersonalización de la imagen de las fachadas de pueblos y ciudades, son la exposición de utensilios y productos colgados en fachadas causan un efecto negativo, y la falta de celo urbanístico de los consistorios por falta de personal, recursos o de criterio estético y de sensibilidad hacia el patrimonio paisajístico, unido ello a una normativa no suficientemente adecuada.

ARCA tiene previsto elegir a la candidatura merecedora de este premio el próximo 15 de febrero durante un evento en que también se dará a conocer la ganadora del Premio a la Protección del Patrimonio.

El poblado arqueológico de Capocorb Vell, el Museo de Manacor, y la productora del programa “un lugar con historia” son candidatas al premio Protección del Patrimonio que concede la Asociación para Revitalización de Centros Antiguos (ARCA).

Cada año ARCA nomina tres candidaturas a su premio Protección del Patrimonio a aquellas personas o entidades que considera han destacado por sus actuaciones en defensa de algún elemento patrimonial.

Sobre Capocorb Vell, el municipio de Llucmajor, ARCA ha explicado que esta zona arqueológica es conservada en condiciones óptimas gracias al esfuerzo personal de Lucía Fiol, propietaria y cuidadora. ARCA ha precisado que el poblado de Capocorb Vell es uno de los espacios arqueológicos de la época talayótica, más valiosos y bien conservados de Mallorca.

En cuanto al Museo de Manacor destaca la labor realizada en este por su directora, Magdalena Salas y su equipo, para remodelar las salas de arqueología, especialmente la de arte paleocristiano.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.