“Si Armengol no va a Madrid es porque sabe que Pedro no la necesita”

Y si no, allí ella no tiene ningún problema en ponerse en posición haka, la danza de guerra maorí que tanto impresiona y gusta cuando los All Blacks de rugby de Nueva Zelanda lo hacen antes de un partido.

Obviamente Más Que Confidencial exagera esta imagen para llegar a la conclusión de lo que nos han hecho llegar desde fuentes cercanas al Ejecutivo autonómico y al PSIB: “Si ahora está callada es porque no tiene mucho que decir. Y además Pedro ya no tendrá voces extremadamente discordantes que coloquen al ‘aparato’ en posiciones de guerra que nadie queremos”.

“Si desde Baleares no hay nada que discrepar, si no hay nada por lo que hablar y tengo trabajo aquí, pues mejor acudo a dónde debo acudir“, ha venido a decir Armengol que en esta recta final de legislatura está echando el resto en esto de estar casi en dos cosas al mismo tiempo.

Además si se trata de dar visibilidad a los socialistas de las Islas en actos en los que compiten con sus compañeros de viaje soberanistas como es la visita al Parque Natural de s’Albufera, uno de los feudos de la Conselleria de Medi Ambient y de su titular Vidal Matas, no se lo tiene que pensar mucho.

Dentro de unos meses empezarán las primeras escaramuzas oficiales, porque las oficiosas ya se han visto en más de una ocasión, llámese Fitur dónde la vicepresidenta Bel Busquets  consellera de Turisme, prefirió ir de ‘Demonis de Sant Antoni’ en vez de acompañar a su presidenta en uno de los actos más importantes de la Feria Internacional de Madrid organizado por Exceltur y dónde estaba lo más granado del sector turístico.

Busquets dejó sola a la Jefa, que se tuvo que enfrentar a no agradables críticas de los Riu y los Escarrer a cuenta de la ecotasa y los pisos de alquiler.

Y esto, desde luego, lo vieron los socialistas del PSIB y tomaron muy buena nota, según consta a MQC.

Pero este sábado Francina tiene mucho empeño en visibilizar con Gori Estarellas el cambio de alcalde en Llucmajor porque los socialistas han tenido que esperar 27 años para investir un edil en este municipio, aunque haya sido a través de un tripartito que se ha repartido la vara de mando en la legislatura: primero fue el de MÉS per Mallorca, Jaume Tomàs, después el del PI, Bernardí Vives y ahora el socialista Estarellas emprende la recta final del mandato. 

Política regional y local que pasa por alto el cónclave de Pedro Sánchez.

Otra cosa será el domingo con una manifestación contra el catalán en la sanidad que va a mover más de un cimiento en la casa de los cañones.

 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.