El Gob elogia la ley de residuos pero reprocha que proteja la incineración

El Grup Balear de Ornitología y Defensa de la Natura (Gob) considera positivo el anteproyecto de la ley de residuos, pionero “en la implantación de medidas de prevención”, pero critica que proteja el sistema de incineración para garantizar el negocio de la empresa adjudicataria hasta 2041, Tirme.

En un comunicado, la asociación ecologista señala que esta es una de las principales objeciones reflejadas en las alegaciones al proyecto legal que presentó ayer.

El Gob se congratula de que la futura ley plantee “el inicio de un cambio de modelo de gestión de residuos, apostando fundamentalmente por la prevención de los residuos y la gestión eficiente de los recursos, apuntando objetivos claros de prevención y reutilización”.

“Resaltamos como especialmente positiva la obligatoriedad de la recogida de materia orgánica, la consideración del autocompostaje y la necesidad de abrir la puerta al compostaje municipal”, expone la asociación, que reclama que en la propuesta final se amplíe al ámbito autonómico la implantación del sistema de retorno de envases, en lugar de dejarlo en manos de cada consell insular.

También considera positivo el Gob que se cree una Agencia de Residuos, aunque solicita que sea competente en materia de inspección y sanción.

Más crítico es el grupo ecologista con que el anteproyecto solo cierre de forma tajante la posibilidad de trasladar residuos, aunque sea entre las islas del archipiélago.

El mayor reproche de los conservacionistas es que el texto sometido a exposición pública consagra el sistema de servicio público obligatorio gestionado en Mallorca por Tirme, que condiciona la gestión “a las infraestructuras incineradoras y al contrato blindado” con la adjudicataria hasta 2041.

“La ley tiene que permitir poner el objetivo de una gestión sostenible de los recursos por encima de los intereses de la empresa concesionaria”, reclama el Gob, que lamenta que el sistema se supedite al compromiso de quemar el 60 % de los residuos que se generen en Mallorca y a aprovechar al máximo las plantas incineradoras para amortizarlas.

“Por desgracia, algunos cambios que sugiere la ley se supeditan a ‘no trastocar el equilibrio económico financiero de la concesionaria'”, incide

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.