Pimeco pide endurecer las restricciones para instalar superficies comerciales

La Asociación del Pequeño y Mediano Comercio de Mallorca PIMECO), ha planteado al Consell de Mallorca una serie de medidas más restrictivas a la hora de aplicar el Plan de Equipamientos Comerciales de Mallorca a través de diferentes alegaciones.

Entre estas se plantea una nueva categorización de los equipamientos comerciales, excluyendo menores de 700 metros para ser considerados como comercios por la Ley de Comercio. Por otro lado se propone modificar la zonificación decinco niveles y se propone hacerlo sólo en cuatro.

Desde Pimeco “no podemos aceptar que no haya un límite máximo o un techo de metros cuadrados al nivel 1 que afecta en Palma para el establecimiento de un equipamiento comercial y se haga depender de evaluaciones de cada propuesta, de sus características y de su ubicación. Ni siquiera con especial atención al evitar impactos a los sistemas de movilidad”.

Por este motivo se propone establecer un límite máximo de superficie para el establecimiento de un equipamiento comercial en 10.000 m2 en este sector.

Pimeco también califica de barbaridad establecer en Inca y Manacor unos límites a los equipamientos comerciales de una superficie de 30.000 y 20.000 m2. “Creemos que por la naturaleza de la isla y la idiosincracia de ambas poblaciones puestas en consonancia con los suelos aptos por el uso comercial, hay que crecer e incentivar el comercio con grandes establecimientos comerciales de tamaño mediano de hasta 3.000 m2 de superficie comercial”.

Ni en Inca ni Manacor hay la demanda de equipamientos comerciales individuales de más de 3.000 m2, y proponemos el límite de Centros Comerciales del doble del que considera el mismo Plan.

En cuanto a las actividades comerciales al por mayor y los usos comerciales especiales, se pide que sólo puedan “ubicarse en polígonos industriales o de servicios sin poder sobrepasar el doble de las limitaciones establecidas de superficie comercial máxima de los ámbitos correspondientes”.

Pimeco defiende que, “del contrario nos podríamos encontrar, vista ya la gran implantación de establecimientos de restauración a los mercados municipales como el Olivar y Santa Catalina, que pueden llegar a ser predominantes y no se atienen a su carácter complementario del mercado municipal
Desde Pimeco también se alega que los nuevos equipamientos comerciales tendrían que ubicarse a parcelas a 50 metros al carezco de suelo rústico para evitar los impactos territoriales.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.