Artesanos, sobre el Día de las Illes Balears: “Ha sido horrible”

El Día de las Illes Balears de este año “ha sido horrible”. Así lo ha descrito la presidenta del Gremi d’Oficis Artesans i Artistics de Balears, Maria Oliver Munar. Atendiendo a su clientela, en la caseta que tiene en la Fira del Fang la ceramista ha expresado hoy su descontento con la “falta de previsión y seguridad ofrecida”.

La Diada de les Illes Balears ha supuesto para el gremio de Artesanos y Artistas de las islas un gran número de perdidas y desperfectos. Según la presidenta, “todavía estamos realizando inventarios para saber exactamente que cantidad de género nos sustrajeron”. Y es que la seguridad según ellos “fue un auténtico desastre”. 12 hombres que al parecer fueron subcontratados por la empresa de seguridad encargada de vigilar las casetas. Sin embargo, “en ningún momento se preocuparon por custodiar las instalaciones”.

La ceramista mallorquina además, ha mostrado su descontento con la atención recibida por parte de la organización y el Govern. Pues, en el momento en el que comunicaron lo sucedido “no pusieron ningún tipo de solución y no nos atendieron como era debido”. Oliver muy triste por lo sucedido añora los años en los que el dueño de la antigua empresa de seguridad les ofrecía una “completa protección y no teníamos ningún tipo de problema”.

Pero la lista de quejas por parte de este gremio no acaba tan sólo en la seguridad del evento. Igualmente, echaron en falta una “cierta previsión y ayuda para luchar contra el mal tiempo”. Y es que, que estaba previsto para esas fechas. La imagen de los stands durante los días de lluvia era de toldos rajados, de colores diferentes, de techos con goteras. En palabras de Oliver “algo dantesco”.

“Es una vergüenza que la Diada de Balears esté copada por productos y expositores foráneos”, ha dicho. Además de, ha añadido, cuentan con “una dudosa calidad artesana”. Con estas reflexiones ha expresado el Gremio su descontento. Un sentimiento de dolor, ante el escaso producto local en los puestos de la diada y su mal posicionamiento. “Este año hemos visto como la organización nos colocaba separados y de mala manera”, ha lamentado. Denunciando, además, que “dejaba sin casetas a compañeros nuestros de otras islas”. En este sentido, Oliver ha dicho, “el año pasado había 22 participantes de Ibiza, en 2018 sólo eran cinco”.

La presidenta finalizó manifestando que no espera que alguien “pague por lo sucedido” pero espera que tanto la organización como el Govern hagan una reflexión para próximos años y se recupere “la presencia del producto balear en un día que es para todos los isleños”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.