Los ayuntamientos podrán aplicar mano dura contra abuso alcohol en fiestas

La Asamblea de alcaldes, celebrada este jueves en la capilla del Llar d’Ancians de Palma,  ha acogido la presentación de la propuesta de ordenanza sobre promoción, venta y consumo de bebidas alcohólicas, que ha sido consensuada entre el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) y los municipios de la Isla. 

En la elaboración de este documento han participado todos los niveles de la administración. Por parte del Consell de Mallorca han tomado parte en el proceso el IMAS, el departamento de Desarrollo Local, la Federación de Entidades de las Islas Baleares (FELIB) y la sección de Actividades Clasificadas; por parte del Govern han intervenido la Conselleria de Salut a través del Plan de Adiciones y Dependencias de las Islas Baleares-PADIB y la dirección general de Interior, además de los ayuntamientos de los diferentes municipios de la Isla.

Esta ordenanza, tal y cómo ha explicado la consellera de Bienestar y Derechos Sociales y presidenta de la IMAS, Margalida Puigserver, «nace con el objetivo de unificar criterios a la hora de aplicar la normativa sobre la promoción, venta y consumo de bebidas alcohólicas, respondiendo a la necesidad que hemos detectado, tanto en los municipios, como en la sociedad en general, de actuar sobre el consumo abusivo de alcohol sobre todo en las fiestas populares, lo que supone un grave problema de salud pública». 

El presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat, ha remarcado que la intención de la institución es “dotar los ayuntamientos de un instrumento con todas las garantías legales y jurídicas para combatir los efectos negativos del botellón”. 

En este sentido, la consellera ha recalcado que esta ordenanza «se tiene que convertir en una herramienta que permita abordar este problema de una manera conjunta, con medidas similares y equivalentes en todos los pueblos». 

Puigserver ha puesto de manifiesto que «desde el IMAS no hemos querido hacer un instrumento represor, sino que hemos ido más allá tratando de ordenar las condiciones para la venta y consumo de bebidas alcohólicas con la voluntad de prevenir los problemas que se derivan de su abuso». 

De este modo el documento incluye, entre sus propuestas más destacadas, la exigencia de cumplir con una serie de condiciones para las personas que quieran optar a poner barras de bar durante las fiestas populares. Se pide que en la barra haya siempre un mínimo de personas que tengan el certificado de haber participado en un curso de Dispensación Responsable de Bebidas Alcohólicas.

Esta certificación la dará la IMAS después de seguir una formación teórica on line y una sesión práctica presencial. La inscripción en la parte teórica estará siempre abierta, y las sesiones presenciales se programarán según las necesidades. De momento están previstas tres sesiones durante el mes de abril, una en Inca, una en Manacor y otra en Palma.

Además, el ordenanza recoge también las referencias normativas que le apoyan, medidas preventivas de carácter general, medidas sobre las condiciones y limitaciones de la publicidad y promoción de bebidas alcohólicas, medidas sobre condiciones y limitaciones al suministro, venta y consumo de bebidas, con especial atención a la protección de los menores y a la seguridad en los espacios públicos así como las infracciones y el procedimiento sancionador, adaptado a la ley 39/2015 del procedimiento administrativo.

Después de las diferentes reuniones mantenidas con los municipios y teniendo en cuenta sus aportaciones, el texto está listo para poder presentarlo a la consideración y aprobación de los respectivos plenarios. En el caso de los municipios que ahora tienen alguna ordenanza sobre estas cuestiones, tendrán que añadir un artículo que las derogue.

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.