La cantera deberá restituir el camino al santuario de la Consolación en Santanyí

El Tribunal Superior de Justicia de Balears ha confirmado la decisión del Ajuntament de Santanyí de que los responsables de la cantera de sa Creu deberán pagar la reparación del talud y del camino de acceso al santuario de la Consolació, dañados por un corrimiento de tierras en agosto de 2007.

La sala de lo Contencioso-administrativo del TSJIB ha desestimado un recurso de uno de los responsables de la cantera de sa Creu contra una resolución del consistorio de Santanyí que ordenó a sus responsables sufragar la ejecución de la restauración del camino y la consolidación del talud, y la ha confirmado.

En la madrugada del 24 de agosto de 2007, hubo un deslizamiento de tierras en el límite noroeste de la cantera de sa Creu que afectó al camino que conduce al Santuario de la Consolació, según recoge la sentencia del TSJIB.

Un año después, el Ajuntament declaró responsables de una infracción administrativa grave a los gestores de la cantera, les impuso una multa y declaró su responsabilidad por los daños ocasionados en el camino al oratorio.

El responsable de una tercera parte de los daños recurrió el proyecto de reparación de los daños por 1,2 millones aprobado por el Ajuntament y alegó que el camino no era propiedad del consistorio sino del Obispado, y que el talud era propiedad de la cantera, así como que el proyecto de restauración y consolidación lo había aprobado una administración sin competencias en materia minera.

La sala considera que el Ajuntament de Santanyí sí que es competente para aprobar el proyecto de consolidación del talud y posterior restitución del camino al santuario, y añade que el consistorio sí podía obligar a la reparación de los terrenos “con independencia de quien fuera el titular de los mismos”, según la Ley de licencias de actividad de Balears de 2006.

El TSJIB señala que se debe partir de la presunción de que el camino es una vía pública, como se desprende de que esté incluido en el Inventario de Bienes y Derechos del municipio de 1998.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.