#MosMovem pide a Armengol que no sea “cómplice del nacionalismo”

La plataforma ciudadana #MosMovem ha pedido hoy a la presidenta del Govern, Francina Armengol, que no perjudique la sanidad balear por ser “cómplice del nacionalismo” y que retire el decreto del catalán que, según la entidad, ha provocado la marcha de 12 médicos.

Ante la “inminente aprobación del decreto de imposición del requisito del catalán en la sanidad pública balear”, la entidad ha pedido a Armengol en un comunicado que retire la medida y “no se deje arrastrar por sus socios nacionalistas, quienes en un ejercicio de absoluta irresponsabilidad priorizan la lengua sobre la salud de los ciudadanos”.

La entidad ha anunciado además movilizaciones en el caso de que el Govern pretendan aprobar “el decretazo” este viernes.

La portavoz de #MosMovem Mallorca y votante socialista, Manuela Cañadas, ha asegurado que “si el Ejecutivo no da marcha atrás, la prestación sanitaria en Baleares se verá gravemente perjudicada“.

“Armengol no tiene por qué ser cómplice de un decretazo sin sentido en el que no creen ni tan siquiera una gran parte de los votantes socialistas”, ha reclamado Cañadas. “Le pedimos a la presidenta Armengol que nos escuche, que somos la voz de muchos de sus votantes, más de los que ella pueda imaginarse“, ha insistido.

La plataforma ha asegurado que hay plazas para las que se presentan candidatos y que, por no tener el requisito del catalán, están quedando excluidos a pesar de tener las especialidades o formación requeridas.

Añaden que hay plazas que se quedan sin cubrir por las que hay servicios que no se ofrecen “sobre todo en Menorca y Eivissa y en la triple insularidad de Formentera, por lo que al final han de trasladarse a Mallorca para poder ser atendidos“.

A los que no cumplen con el requisito del catalán, “se les impide poder consolidar sus derechos de carrera profesional, ni pueden poner fin a la situación de interinidad permanente en la que ejercen su profesión, lo que no ayuda en absoluto a fidelizar al profesional sanitario en Baleares, provocando un efecto huida“, afirman.

Según la entidad, en el hospital Son Espases “se han marchado ya un médico rehabilitador y un neurocirujano” y en asistencia primaria un médico de familia; en Son Llatzer un médico de urgencias y en Inca una doctora de urgencias.

En Eivssa, se ha producido ya la marcha de dos médicos de urgencias y además ha quedado vacante la plaza de neuropediatría; y en Menorca se han marchado ya una ginecóloga, un anestesista y un psiquiatra. En Formentera la plaza de médico de familia quedó vacante, debiendo posteriormente excepcionar del requisito para poder cubrir la plaza, según su recuento.

Alertan de que hasta ahora la situación afecta a 12 facultativos, en una comunidad “claramente importadora de profesionales desde otras comunidades autónomas”. “Imponer el requisito del catalán es una barrera que provoca que posibles candidatos rechacen venir a ejercer a Baleares su profesión pues se les pide un título que no tienen”, resaltan

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.