Muncipios en lucha contra el vertido de toallitas húmedas en redes de saneamiento

El vertido de toallitas húmedas en al inodoro se ha convertido en algo insostenible. Y es que, generan graves problemas en las redes de saneamiento. Por eso, los municipios integrantes de la Red de Aguas Públicas de Mallorca han presentado este lunes un conjunto de iniciativas para combatirlos.

En concreto, han presentado la campaña el presidente de Calvià 2000, Andreu Serra, la presidenta de Emaya, Neus Truyol, el vicepresidente de la empresa de servicios municipales de Manacor, Joan Sagrera y el gerente de Emser Pollença, Tomeu Servera.

andreu serra, presidente de Calvià 2000El objetivo es concienciar acerca de los problemas que generan las toallitas húmedas. Además, matizan, de otros residuos que no se deben eliminar por el inodoro. Se realizará una campaña de información con el lema ‘No alimentes al monstruo’. Dicha campaña irá acompañada de una imagen de un monstruo formado por los residuos de toallitas en las redes de alcantarillado y depuradoras.

Esta campaña está dirigida tanto a residentes como turistas -por lo que también se ha traducido al inglés-. Igualmente, se dirige a grandes generadores de residuos -hospitales, centros de atención social, residencias-, centros escolares y administraciones públicas.

Además del reparto de materiales gráficos, se difundirá la campaña en redes sociales y páginas web institucionales. Incluso, ha comunicado Emaya, se informará en ferias, centros educativos, asociaciones empresariales y negocios.

OTRAS ACCIONES

Por otro lado, la campaña promoverá la adhesión de los ayuntamientos a la declaración del sector internacional del agua. Una forma de presión para regular el etiquetado de estos productos de higiene personal.

Igualmente, proponen que los municipios recojan en sus ordenanzas la regulación de estas prácticas y sanciones.

Precisamente, Calvià debatirá en el pleno de este jueves la ordenanza municipal reguladora de la red de saneamiento en suelo urbano. Desde el Ajuntament confían en que pueda servir de ejemplo a otros municipios para incorporar regulación en esta materia.

Para ilustrar el problema que supone el vertido de toallitas húmedas en las redes de saneamiento, los representantes municipales han explicado que sólo en el año 2017 Calvià realizó más de 2.500 intervenciones, entre reparación de averías y solución de obstruccione, con un gasto de unos 416.000 euros. El total de residuos retirados fue de 851 toneladas.

En el caso de Palma, se retiraron en un año más de 1.000 toneladas, con un coste de unos 400.000 euros.

Aparte de las toallitas, otros residuos que provocan estos problemas en la red son restos de alimentos, aceites y grasas, medicamentos y residuos sólidos como productos de higiene femenina, bastoncillos para las orejas o discos de algodón, entre otros.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.