¿Qué pone aquí?

Esto es lo que se preguntan los viandantes que pasan por la zona o las decenas de turistas que vuelven del castillo del Bellver y deciden darse una vuelta por el pueblo español y alrededores. ¿Qué pone aquí?

Más Que Confidencial ha averiguado que el Ayuntamiento de Palma tiene unos plazos para cambiar las placas o pintar las que están despintadas.

Tienen que pasar 25 años para que una placa en la que ni se vislumbra por dónde puede uno ir, pase por el taller de lavado y pintado o cambio radical.

Y todo viene porque, según ha sabido MQC, hace tiempo hubo una remesa de entrega de placas de calles en mal estado.

La empresa por lo que se ve o no se ha hecho cargo de las deficiencias o nadie del gobierno municipal se lo ha reclamado.

La calle, por si no lo han podido adivinar es Honduras, que además de ser un país hispanoamericano está en el subconsciente colectivo por aquello del ¡Viva Honduras! del exministro de Defensa Federico Trillo dejando a los soldados de El Salvador mudos totales. Una pifia en toda regla que ha pasado a los anales de la historia periodística.

Es la calle que además ha transitado más de una vez, decenas de veces, la ahora vicepresidenta del Govern y consellera de Turisme, la soberanista Bel Busquets, cuando era la directora del Mata de Jonc, el colegio nacionalista que funciona en régimen de cooperativa.

Un régimen que la propia Busquets puso sobre la mesa cuando estrenó el cargo y le preguntaron cómo iba a plantear sus relaciones con el sector hotelero y dijo que como una cooperativa.

No es una buena carta de presentación para una ciudad turística como Palma que sus visitantes no sepan por dónde andan porque las placas están despintadas o mucho peor defectuosas de fábrica.

las placas despintadas de Palma 2

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.