Calvià luchará este año contra el turismo de borrachera

El Foro del Turismo de Calvià ha analizado las acciones de cara a la temporada turística, con la voluntad del Ajuntament de seguir en la línea de mejorar la calidad del destino e intensificar la lucha contra el turismo de excesos.

El alcalde Alfonso Rodríguez Badal ha informado, en primer lugar, de la reorganización del equipo de gobierno en lo que respecta a las competencias del ámbito turístico, que han sido asumidas por el alcalde, tras la jubilación del teniente de alcalde Antonio García Moles, y litoral que ha pasado a manos del primer teniente de alcalde, Andreu Serra. Así como el área de Comercio, de la que sigue siendo responsable Francisca Muñoz, dentro de la tenencia de alcaldía que ha asumido el regidor Marcos Pecos.

Calvià ha informado de las obras que se han estado y se están realizando, por parte del Ajuntament, a lo largo de este invierno cuya inversión asciende a unos 6.000.000 euros.

Se están ejecutando o se han ejecutado ya obras en el municipio de mejora de primeras y segundas líneas, en zonas turísticas, entre ellas: la calle Galió de Magaluf, el paseo litoral de Santa Ponça, el Mirador de las Malgrats, el Paseo litoral de Costa de la Calma, las calles Pins, Torà y Tarongers de Peguera, etc, lo que supone una inversión aproximada de 3 millones de euros.

Además, se están llevando a cabo importantes obras de mejora por parte de Calvià 2000, también en torno a los 3 millones de euros, como: la renovación canalización principal aguas residuales de Santa Ponça, el nuevo colector aguas residuales de la avenida de s’Olivera de Magaluf, la renovación de la impulsión de la estación de bombeo de aguas residuales de la avenida de las Palmeras de Costa de la Calma, mejoras en el tratamiento de lodos de la depuradora Santa Ponça, y reformas en las depuradoras de Bendinat y Peguera.

1 Comentario

  1. Simplemente, NO ES CREÍBLE. Llevan demasiados años sin hacer ningún caso a las quejas reiteradas de los residentes de Ramón de Moncada. Residentes y turismo barato es sólo ganado que ordeñar económicamente durante la temporada. Demasiados años sin cumplir sus propias ordenanzas, demasiados años permitiendo a los borrachos ingleses hacer lo que quieren donde quieren y cuando quieren. Demasiados años sin prevención alguna. Demasiados años de políticos al servicio de la hostelería local. Y este año será lo mismo. ¿Apostamos?

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.