Concentración de apoyo por el barco español que recoge refugiados

Un centenar de personas se han concentrado este sábado en Palma para mostrar su apoyo a la ONG catalana Proactiva Open Arms y denunciar la “represión” a la que está siendo sometida tras la inmovilización de una de sus embarcaciones en Pozzallo (Italia) ordenada por la Fiscalía de Catania y la apertura de una investigación por un posible delito de “promoción de la migración ilegal”.

Al acto, que ha dado comienzo a las 12.00 horas en la plaza de Cort, también ha asistido el alcalde de Palma, Antoni Noguera, y la consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, quienes se encontraban a la cabeza de una pancarta en la que se podía leer “Rescatar personas no es delito”.

Asimismo, uno de los voluntarios de Proactiva ha leído un manifiesto en el que se ha explicado los hechos acontecidos en los últimos días en el Mediterráneo Central.

Según ha declarado, el pasado 15 de marzo la guardia costera italiana informó al equipo 43 de Open Arms la existencia de una embarcación con peligro de naufragio en aguas internacionales del Mediterráneo y solicitó que acudieran a su socorro.

Sin embargo, una vez realizado el rescate, una patrullera militar donada por el Gobierno italiano a Libia amenazó de muerte a la ONG si no les entregaban a las mujeres y niños rescatados.

En este sentido, los voluntarios han asegurado que “es delito entregar por la fuerza y contra su voluntad a personas poniendo en peligro sus vidas” y “es ilegal entregar a estas personas para ser devueltas al infierno del que huyen”.

Además, han subrayado que las embarcaciones de Proactiva “son territorio español en el mar” y que facilitar el retorno a Libia sería “una devolución en caliente, un acto ilegal que atenta contra los Derechos Humanos de todas las personas”.

Posteriormente, los voluntarios se vieron ante el hecho de que Italia “puso todo tipo de trabas administrativas” para que pudieran desembarcar en puerto seguro, cuando la guarda costera italiana “tiene la obligación de facilitar con máxima celeridad un puerto seguro donde desembarcar”, han resaltado.

Los voluntarios mallorquines de la ONG han dejado claro durante la concentración que “este episodio es una vuelta de tuerca más en la criminalización de las personas que evitan muertes cada día en el Mediterráneo” y que se reservan el derecho “de emprender acciones legales por el ataque de descrédito” a la organización.

Por otro lado, también han agradecido “el apoyo ciudadano masivo” que están recibiendo estos días y han reiterado que “rescatar personas no es delito”.

“Juntos seguiremos alzando la voz y trabajando para que las instituciones europeas rectifiquen, para que recuerden cual fueron los principios sobre los que fundó esta unión de países”, han expresado.

Por último, los voluntarios que han participado en las distintas misiones han convocado también movilizaciones este sábado frente las oficinas de la UE en Barcelona y Madrid, así como frente a otros ayuntamientos. También ha habido una concentración en el puerto de Pozzallo.

Cabe recordar que el fiscal jefe de Catania, Carmelo Zuccaro, abrió una investigación contra el comandante del barco, Marc Reig y la jefa de la misión, Anabel Montes, al imputarles los delitos de favorecer la inmigración ilegal y asociación para delinquir cuando desembarcaron en Pozzallo a los 216 inmigrantes rescatados frente a las costas de Libia.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.