Buscan al autor de 122 estafas con duplicados de tarjetas, algunas en Balears

Un juzgado ha decretado una orden de búsqueda y detención contra un británico de 29 años acusado de ser el presunto autor de 122 estafas con tarjetas de crédito duplicadas por un valor de más de 125.000 euros y cuyos afectados son de Balears, la Comunitat Valenciana, Murcia, Málagay  Almería.

Según la Guardia Civil, la investigación de este caso comenzó hace casi dos años tras la detención, en junio de 2016, de este británico en Benitachell (Alicante).

Inicialmente, esta persona fue arrestada por dos supuestos delitos de estafa bancaria realizados mediante pagos con tarjetas de crédito duplicadas, en una operación en la que otro sospechoso, de 39 años y también británico, fue puesto en busca y captura por los mismos delitos.

En un registro de la vivienda que ambos compartían, los agentes descubrieron un cultivo de marihuana, que contaba con casi medio centenar de plantas, y un vehículo con placas de matrícula falsificadas, que había sido robado en el Reino Unido.

También hallaron diversos artículos electrónicos comprados por Internet con las tarjetas de crédito duplicadas, entre ellos un ordenador. El detenido fue puesto entonces a disposición de la autoridad judicial, que decretó su puesta en libertad a la espera de juicio, según el instituto armado.

Sin embargo, ahora está en paradero desconocido tras esclarecer la Guardia Civil 122 delitos de estafa cometidos presuntamente por él desde 2011 y hasta principios de este año con tarjetas de crédito duplicadas, una vez analizado el ordenador intervenido.

Los agentes encontraron en una de las particiones del disco duro de ese ordenador un pequeño archivo oculto con complejos métodos. Se trataba de una hoja de cálculo en la que figuraban los datos completos de más de 14.000 tarjetas de crédito de todo el mundo.

Las tarjetas bancarias, pertenecientes a entidades de ámbito nacional e internacional, disponían de toda la información relativa a las mismas: datos personales de los titulares (documento de identificación, teléfono, dirección, email,…), fecha de caducidad y número de verificación de la tarjeta (CVC) que es necesario para realizar compras por internet y por teléfono.

Con todos estos datos, los estafadores podían saltar todos los protocolos de seguridad fijados para las compras por Internet, realizándolas y cargando el importe a los titulares.

Una vez con el listado en su poder, agentes de la Guardia Civil de Moraira (Alicante) cotejaron cada titular, más de 14.000 personas, con las denuncias interpuestas en todo el país en la búsqueda de afectados por las estafas.

También contactaron con las entidades bancarias nacionales para informarles de los titulares cuya información personal y de sus tarjetas había sido comprometida. De esta forma han logrado prevenir a esos usuarios, que han podido establecer las medidas oportunas para asegurar sus cuentas, según la Guardia Civil.

Tras recopilar toda la información y recibir copia de todas las diligencias realizadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en todo el país, los agentes han constatado un total de 122 casos de estafa, ascendiendo el valor de las compras fraudulentas efectuadas a más de 125.000 euros, todas ellas a través de Internet y de conocidas tiendas on line.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.