Alcalde de Palma: “Son Banya solo ha traído tristeza y muerte a Balears”

El alcalde de Palma, Antoni Noguera, ha salido al paso de la polémica generada tras la denuncia de un grupo de vecinos de Son Banya  que entienden que el verdadero motivo del realojo del poblado es porque existen intereses en crear un centro comercial.

Noguera ha indicado que para él lo más importante es que es “histórico demoler un poblado que sólo ha traído tristeza y muerte a Balears” y ha destacado el trabajo “inteligente y responsable” de Cort en la búsqueda de “una segunda oportunidad para las familias”.

El primer edil ha descartado por completo las palabras de algunos vecinos de Son Banya  recalcando el trabajo “riguroso y profesional” del Ajuntament de Palma y de otras instituciones, y ha asegurado que así se cumplirá con el objetivo de “acabar con el supermercado de la droga”.

Noguera ha reiterado que lo más importante es que con esta demolición “la población infantil no estará en riesgo de exclusión” y podrá, así, optar a “una vida normal”.

Otro de los problemas que se han planteado ha sido la dificultad de encontrar una vivienda para todas las personas que han solicitado el realojo subrayando en este sentido que “de las 16 familias que han cumplido con los requisitos para recibir ayudas, 12 ya han sido realojadas y que aún se están buscando viviendas para las cuatro restantes”.

Desde Cort han vuelto a recordar a los ciudadanos que el mantenimiento de este poblado chabolista “costaba 700.000 euros en concepto de agua y electricidad” por lo que es muy importante acabar con este problema social.

En enero de este año, el conjunto de formaciones políticas representadas en el Pleno del Ajuntament de Palma firmó un acuerdo político para llevar a cabo el Programa de desmantelamiento del poblado de Son Banya, para el han destinado unos 5,4 millones de euros, distribuidos en siete años, para realojar a las familias vulnerables. Actualmente, habitan en el poblado entre 450 y 600 personas, agrupadas en unas 100 familias.

Al parecer, una parte de los chabolistas podrán instalarse en algunas de las 831 viviendas de protección oficial que se piensan construir en el antiguo cuartel militar de Son Busquets y que actualmente ocupa una superficie de 111.000 metros cuadrados.

En este punto, al Ajuntament de Palma se le ha planteado otro problema añadido y es el que hace referencia a las protestas de algunos vecinos de Camp Redó que desean que el consistorio les concrete si finalmente se van a demoler dos bloques de viviendas en Cotlliure y, si es así,  que va a pasar con los vecinos afectados.

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.