El Consell rinde homenaje y presenta el cuadro de la rectora Montserrat Casas

La sala de Plenos del Consell de Mallorca se ha llenado de personas que han querido rendir un sentido homenaje a la científica, profesora, rectora, catedrática e Hija Adoptiva de la Isla de Mallorca, a título póstumo, Montserrat Casas. «Hoy, nuestro homenaje a Montserrat Casas tiene que ser también un homenaje colectivo a toda la comunidad educativa que ella tanto defendió. Un homenaje extensivo a su compromiso con la educación, la cultura y la lengua propia de las Illes Balears.» ha destacado el presidente del Consell, Miquel Ensenyat, durante el acto.

Fue en agosto del 2015, durante esta legislatura, que se leyó la instrucción de Casas, para nombrarla Hija Adoptiva de la Isla de Mallorca a título póstumo, puesto que la homenajeada murió el 30 de marzo de 2013 por complicaciones derivadas del cáncer que sufría. La vinculación de Montserrat Casas con Mallorca y con la Universitat de les Illes Balears (UIB) se inició en 1983. Primero, fue profesora adjunta contratada, después profesora titular y, desde el año 1994, catedrática de física atómica, molecular y nuclear.

En el campo de la investigación centró su trabajo fundamentalmente en el estudio de sistemas cuánticos y la contaminación radiactiva y trabajó en el Centro de Energía Nuclear de Saclay (Francia) y en el Instituto de Física Nuclear de Orsay (Francia). Además, realizó estancias en la Universidad degli Studi di Trento (Italia) y en el Instituto de Física de La Plata (Argentina). Publicó dos libros y unos doscientos artículos en numerosas publicaciones científicas.

Montserrat Casas destacó, además de por su trabajo en la investigación, por su faceta de gestora que desarrolló a la UIB. El año 2000 fue nombrada síndica de greuges (defensora universitaria), la primera que tuvo la universidad isleña. Se convirtió en la primera rectora de la Universitat de les Illes Balears, cargo que revalidó el 2011.

Montserrat Casas también realizó una apuesta decidida por la investigación. Uno de sus temores, expresado en más de una ocasión por ella misma, era que la universidad olvidara su papel como creadora y divulgadora del conocimiento. Además de potenciar la investigación científica en todos los ámbitos, el gran proyecto que asumió personalmente fue el Campus de Excelencia para la UIB. Este supondría una inversión importante en investigación y lo consiguió en su segundo intento, con mucho esfuerzo.

«Montserrat Casas no nació en Mallorca, pero fue y es mallorquina. Y no porque esta institución pública le otorgase un galardón, sino porque  Montserrat vivió, trabajó y aportó muchísimo a la sociedad que la acogió. Una profesional que luchó por la enseñanza pública y que durante la crisis defendió una financiación justa para la UIB y la continuidad de los grupos de investigación que tantas satisfacciones nos han dado», ha explicado Jurado durante la presentación del cuadro de Montserrat Casas.

El departamento que dirige Jurado ha sido el impulsor de este cuadro a través de la dirección insular de Relaciones Institucionales y Presidencia coordinada por Marc Herrera. El principal legado de Montserrat Casas es un compromiso que queda resumido en un hecho: había dejado dicho que si moría, no enviaran flores al entierro y que dieran el dinero para constituir un fondo –hoy ya creado– destinado a jóvenes investigadores de la Universidad.

Al descubrimiento del cuadro han asistido el presidente del Consell, Miquel Ensenyat, el conseller de Cultura, Patrimonio y Deportes, Francesc Miralles, el conseller de Participación Ciudadana y Presidencia, Jesús Jurado, junto con el viudo de Casas, Carles Buena, y el autor del cuadro, José María Fayos.

A continuación ha intervenido Carles Buena, que ha agradecido al Consell este homenaje «Montserrat nunca rehuyó ninguna responsabilidad, a pesar de que muchas veces no lo tuviera fácil por el hecho de ser una mujer.»

Las poetisa Victoria Secall, Àngels Cardona, la bailarina Margalida Llobera y la violinista Soriana Ivaniv han puesto punto final al acto con una lectura poética y danza improvisada, dedicada a las mujeres que han participado en la investigación del conocimiento. Àngels ha cerrado el acto con un poema donde la poesía y la física cuántica se encuentran, denominado «Multivers», donde los ocho primeros versos son títulos literales de publicaciones que hizo Montserrat Casas durante su vida profesional, que para Àngels Cardona “están cargados de una gran fuerza poética”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.