Los psicólogos apuestan por más formación para prevenir el suicidio

El Colegio Oficial de Psicología de Baleares (Copib) cree necesario formar a los profesionales para evitar conductas suicidas. En especial, en colectivos vulnerables de Mallorca. Así se desprende de la memoria de actividad del programa de sensibilización en la prevención de la conducta Suicida del Copib.

Asimismo, este programa se ha desarrollado durante el último trimestre de 2017. Y, ha servido para afirmar que el suicidio continúa siendo y generando “grandes tabús en la sociedad actual”. Así lo ha explicad el Copib en un comunicado.

Esta iniciativa ha sido coordinada por el grupo de trabajo de investigación, prevención y asistencia de la conducta suicida. Dicha iniciativa ha incluido 25 acciones de carácter formativo.

En este sentido, el objetivo del programa es “dar visibilidad a un problema de grave impacto social; así como ofrecer herramientas a los profesionales implicados en la detección de situaciones de riesgo. Especialmente, por su vinculación con grupos de población más frágiles: estudiantes, personas mayores, colectivo LGTBI, mujeres y adolescentes. Las que están en contacto con la prostitución y víctimas de la trata con fines de explotación sexual”.

Tradicionalmente las mayores tasas de suicidio se han registrado entre los varones de edad avanzada. Sin embargo, la iniciativa se ha centrado en grupos de edades más jóvenes. Esto se debe al aumento de las tasas de suicidio de los jóvenes en todo el mundo de manera “alarmante”.

Lo mismo ocurre entre los jóvenes del colectivo Lgtbi. Este colectivo cuenta con cifras de suicidio que han aumentado un 60 por ciento en los últimos 45 años. Al menos, así se extrae de los últimos datos del Observatorio Español contra la Lgbtfobia.

En concreto, las sesiones se han realizado en tres ámbitos -atención social (36,8 por ciento), Institutos (44,6 por ciento) y residencias (38 por ciento)-, formando al profesorado de los Institutos de Secundaria Antoni Maura, Son Ferrer y Santa Ponça, profesionales sanitarios, educadores sociales y trabajadores sociales de entidades como la ONCE, de las Residencias La Salle, Reina Sofía y Sarquavitae de Capdepera, Fundación Sant Joan de Déu, Médicos del Mundo y Asociación LGTBI, entre otros colectivos.

Así, desde el Gtipacs han incidido en la necesidad de dar continuidad a este trabajo de prevención e intervención de la conducta suicida de una manera “transversal para llegar a todas las capas y colectivos de la sociedad”.

En este sentido, desde el grupo de trabajo del Copib han destacado que tras conocer la existencia de la iniciativa, diversos grupos se han mostrado interesados en recibir formación.

Por último, la organización ha defendido que la prevención del suicidio es “una necesidad que hasta el momento no se ha abordado de forma adecuada debido principalmente a la falta de sensibilización sobre un problema complejo y al tabú que lo rodea e impide que se hable abiertamente de ello”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.