Dando vueltas a la sanidad pública

Hace un tiempo, no mucho, el Ayuntamiento de Palma tuvo una luminosa idea, didáctica al 100% y cuyo resultado ignoro, y que por falta de publicidad, posiblemente no llegó al gran público, ya que preguntado a varios ciudadanos más del 90%, no se enteraron de la misma.

Se trataba de sensibilizar del coste de determinados elementos del mobiliario urbano, colgando en el mismo vistosas etiquetas con el precio de los citados, bancos, papeleras, vallas, señalizaciones, arboles etc… la idea no era mala, su publicidad si lo fue o los medios la soslayaron y pocos ciudadanos se percataron.

Siempre se ha dicho que lo que nada cuesta, nada vale, que disparate, hasta lo que realmente se te da gratis cuesta y vale, pues en este caso el objeto que se vende eres tú, con la gratuidad te compran para venderte algo, es un simple concepto de marketing.
A raíz de mi OPINION sobre la obligación del catalán en la sanidad pública, hecho que no comparto, como requisito, me puse a pensar que vale lo que en teoría y en el momento no nos cuesta nada en la Sanidad Pública.

Cierto es que hemos cotizado para disfrutar, desgraciadamente cuando lo hacemos, de sus prestaciones pero en muchísimos casos y sin saberlo se recibe mucho más de lo aportado en toda nuestra vida de cotizantes.

Decía que he hecho números, no con la pulcritud de un matemático o de un “cum laude” en administración de empresas y otras hierbas, y me he quedado realmente sorprendido.

Una persona muy allegada a mí, desde hace tres años sufre una enfermedad difícil, complicada y me puse a investigar, evidentemente los resultados me sobrecogieron y me pusieron los pelos como escarpias.

Solamente en un medicamento, cada ciclo mensual de veintiún día, el importe sobrepasa los siete mil euros al mes, a este costo hay que añadirle otros medicamentos, las visitas a los especialistas, las estancias hospitalarias, los traslados cuando han sido necesarios, el coste del personal auxiliar etc… etc… es decir que estos últimos tres años 252.000,–€ sólo en medicación le ha dedicado la sanidad Publica en un solo fármaco (Aproximadamente 41.850,000,– Pesetas) cantidad que indiscutiblemente no ha aportado a la sanidad pública el paciente.

Muchos dirán, otros no lo han gastado, cierto es, cada persona es un caso, pero a estos otros les diría que dejasen de pensar en que lo que nada vale nada cuesta y a la Seguridad Social, le diría, es mi OPINION, que a todos los pacientes, en cada intervención sanitaria pública, se les entregara un factura del coste real de su visita médica y de los medicamentos dispensados. Cambiarían conciencias y quizás algunas situaciones.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.