Cataluña ya tiene presidente

Quim Torra ya es Presidente de la Generalitat, al menos legalmente, moralmente es algo discutible. Cierto, el Parlament lo ha elegido y ha ganado por un solo voto. Quim Torra no ha caído bien, ni en su Comunidad ni en el resto de España. Motivos los hay. Aparentemente con ideología de extrema derecha tipo años treinta, xenofobia a lo que no es catalán y por añadidura títere del Sr. Puigdemont al que ha rendido pleitesía públicamente.

Me dirán que los catalanes no están trastocados y yo no me lo voy a creer. Desgraciadamente Cataluña tiene aplicado, en su forma más blanda, al menos así lo pienso, el Articulo 155 de nuestra Constitución, que dicho sea de paso es hoy por hoy, evidentemente al nombrarse Gobierno debe desactivarse esta medida excepcional.

Torras quiere restituir en sus cargos, por imperativo, presuntamente Puigdemont, a todos los Consellers destituidos, a toda la cúpula independentista y en sus discursos anuncia que constituirá y proclamará la Republica Catalana, sigue hablando de presos políticos y no de políticos presos y provoca e insulta, todo presuntamente, a sus propios conciudadanos y lo que es peor al resto de España. Todos miramos expectantes el próximo futuro y algunos pensamos que el 155 no debe ser desactivado porque en Cataluña parece que ha cambiado todo, para no cambiar nada.

El futuro es triste, verdaderamente triste, se mire por donde se mire. Un Gobierno de España, no digo a la deriva, pero si excesivamente gastado y sin menospreciar al gran pueblo gallego, funcionando como vulgarmente se dice a “la gallega”, ya sucederá lo que tenga que suceder y después lo remediaremos, parece ser su forma de actuar.

Señores, lo de Cataluña es serio, muy serio, excesivamente serio y que puede afectar y repercutir en muchos lugares de toda Europa, pero en otros lugares, tan democráticos, o menos según se mire, que nuestra piel de toro, todos los partidos independentistas están prohibidos. De esto deberíamos tomar nota y tomarla nuestro Gobierno.

Cataluña me preocupa, por ella y por el efecto dominó que puede provocar en nuestra comunidad en la cual muchos, excesivamente muchos, ven en ella su modelo cultural y político, obvian lo nuestro y quieren dejar de pertenecer a España para integrarse en otro estado, hoy imaginario que pretende ser Cataluña.

La mayoría silenciosa es hora que se pronuncie, que hable y demuestre su fuerza inmensa que tiene, todos formamos parte de un todo, Cataluña también y las partes de este todo son las que tienen la última palabra, no Torra, Puigdemont y los separatistas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.