Se marcha de un restaurante de Deià porque le hablan en castellano

Caterina Valriu Llinàs, es una profesora mallorquina de la Universitat Balear que ha decidido colgar en sus red social de Facebook lo que le ocurrió en un restaurante de Deià cuando fue a comer sopas mallorquinas, una de las especialidades del establecimiento.

No sólo no se entendió con el camarero, sino tampoco con la propietaria del restaurante, que según relata Valriu Llinàs, hablaba perfectamente mallorquín. Lo que provocó que por un asunto de la lengua, se levantara de la mesa, se marchara malhumorada (la propietaria también, siempre según su relato) y después se fuera a comer a un restaurante coreano, dónde asegura le han atendido en mallorquín durante toda la comida y ha quedado encantada.

Así lo relata en su cuenta social: “He llegado al restaurante ‘Las Palmeras en la calle principal de Deià con idea de comer en ella. Ofrecían “sopas mallorquinas de la hija del sol y de la luna” (hoy en el pueblo se hacía una fiesta de cuentos y era uno de los restaurantes que “participaba” al evento). Me he dirigido amablemente al camarero en mallorquín, me ha dicho que le hablara en castellano. Le he vuelto hablar en mallorquín poco a poco, haciéndome entender, ha insistido de malas que a él le hablara en castellano”

Y aquí viene la parte crítica de la historia: “Ha venido una mujer (la dueña del restaurante?). Me ha dicho, en castellano. que le hablara en castellano, que estábamos en España, que todos éramos españoles, he seguido en mallorquín. Ella me ha dicho en mallorquín (era tan mallorquina como yo) que no le gustaba mi actitud, insistía que hablara en castellano. Me he levantado, le he deseado buen día y he partido. Ella ha lanzado de mala manera, con rabia, la carta que me había dado. Si no me han insultado ha estado  cerca”.

Tercera parte del relato: “Hemos ido a un restaurante coreano que estaba a dos pasos. Una chica de rasgos orientales nos ha atendido amablemente en mallorquín a lo largo de toda la comida, que por cierto ha estado deliciosa. Francamente, pagar por pagar, que me atiendan con amabilidad y en mi lengua (en mi isla). No volveré nunca más ni recomendaré a nadie que vaya. Que se queden “Las Palmeras” que yo prefiero los fassers”.

Captura de pantalla 2018-05-21 a las 15.49.55

3 Comentarios

  1. Se marcha del local sin comer antes de que la echaran, todo por mostrar una total desconsideración con el camarero, con la propietaria del local y con el propio local, vamos una verdadera “aguafiestas” que convierte un momento de distensión en una caprichosa trifulca. Lo que está claro es que hambre no parece mostrar. Lo paradójico es que haya preferido la comida “coreana” en desprecio de la exquisita cocina mallorquina. Pobre mujer, con quien la tomarás mañana. Le recuerdo el proverbio coreano, “el pastel de arroz del otro parece más grande”.

  2. José Vidal. Obviamente si tienes hambre no vas a comer un capricho sino cualquier cosa. En este caso la afectada quería comer no por hambre sino por gusto esa especialidad. La gerente debería de pensar más en su negocio y no en su sentimiento patriótico, si yo soy dueño de un local me da igual si me hablan en japonés que yo les atiendo igual con tal de que me paguen. En el trabajo sentimientos los justos siempre y cuando no dañen los derechos fundamentales de cada uno, que por cierto: ante la ley todos somos iguales. Así que la gerente y el camarero como mínimo una hoja de reclamaciones, en última instancia llamada a la policía y denuncia.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.