“Si Nabokov publicase hoy ‘Lolita’, se va a la celda con el rapero”

El escritor Benjamín Prado retoma a su particular investigador Juan Urbano en la novela ‘Los treinta apellidos’ (Alfaguara), un retrato del enriquecimiento de las altas esferas mediante actividades ilícitas y que sirve al autor para reflexionar sobre “un mundo que parece que cada vez va a peor”.

Me horroriza todo el tema de la libertad de expresión y estamos avanzando a pasos agigantados hacia atrás. Esas mentes bienpensantes deberían pensárselo dos veces y reflexionar antes de censurar: hoy en día Nabokov no podría publicar ‘Lolita’ y, si lo hiciera, se iría a la celda con el rapero”, ha señalado en una entrevista con Europa Press el autor, en alusión a Valtonyc.

En ‘Los treinta apellidos’, Juan Urbano recibe el encargo de investigar la procedencia de una de las grandes fortunas en España y, en su cuarto caso, el detective, y también profesor de Literatura, termine por descubrir los hilos que unen a dos familias con el comercio de esclavos en el siglo XVIII.

Prado parte de la famosa frase de Balzac que dice que “detrás de cada gran fortuna hay un crimen escondido”, pero matizando. “Yo no diría que de todas, solo de algunas, porque no todos los ricos son malos. Pero sí es cierto que en muchos apellidos conocidos vemos que se repiten los modelos del pasado”, ha lamentado el escritor madrileño.

Prado ha reconocido que “uno no es responsable de lo que hizo su tatarabuelo”, pero eso no implica que “se pueda arrancar la Historia de un país de un plumazo, porque es dañino”. “Hay algunas cosas en la Historia reciente de España sobre la que se ha echado tierra y eso no es bueno”, ha incidido.

LA “CULPA” DEL COLONIALISMO

En cualquier caso, el autor ha hablado de una “culpa histórica compartida”, no siendo únicamente un asunto de España el trato con las colonias del pasado. “Toda Europa está construida sobre el colonialismo, tampoco es cuestión de flagelarse y decir que somos los malos”, ha afirmado.

En este sentido, ha hablado de una “deuda pendiente” de Europa con estos países que, en lugar de pagarse, está convirtiéndose hoy en día en “un neocolonialismo menos sangrante, pero con sueldos miserables” de empresas desplazadas fuera de su lugar de origen. “El gran fracaso en 2018 es el de la desigualdad: medio planeta muere de hambre y otro medio de colesterol”, ha ironizado.

JOAQUÍN SABINA “TIENE QUE CUIDARSE”

Con más de 20 años a sus espaldas en el mundo de las letras, Prado reconoce que cada vez cree “más en la literatura y menos en el resto de las cosas”. “Los dos únicos carnets que tengo son por un lado el de identidad y el otro el del Real Madrid: del resto, lo único que me creo es lo que veo y no lo que dice la persona que va a hacer”, ha aseverado.

Amigo personal y colaborador en algunos trabajos con Joaquín Sabina, ha explicado que habla mucho con el cantante y que está “perfectamente y dentro de poco en la carretera”. “Pero creo que tiene que cuidarse y no hacer giras tan monumentales, sino ir pensando en algo más asequible. El problema es que lo aman miles de personas que quieren todas su trocito de Sabina e igual lo tendrán, pero conformándose con trocitos más pequeños”, ha concluido.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.